Tras casi un mes sin agua, la reusan

Pipa de 10 mil litros cuesta mil pesos
Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

El suministro lleva casi un mes sin llegar a algunas viviendas

La espera por más de 20 días de agua potable en la ciudad de Oaxaca ha llevado a las familias de escasos recursos a reducir a más del 50 por ciento el consumo y evitar pagar 800 o hasta mil pesos por 10 mil litros de agua que suministra el servicio privado de pipas.

"Si lavaba dos veces a la semana ahora sólo lo hago una y el agua que sale del enjuague la reutilizamos para el sanitario y regar las plantas", admite con estrés Magdalena, quien en el patio de su casa, en la Colonia Hidalgo de la agencia de San Martín Mexicápam, tiene nueve botes donde acumula agua jabonosa.

Desde el domingo 23 de junio el agua no llega a casa de Magdalena. La cisterna de diez mil litros se mantiene a la mitad; el domingo 30 de junio debió llegar, pero no hubo suministro de agua.

Desde ese día su familia entendió que debían cuidarla el agua todavía más que si estuvieran en el periodo de estiaje, cuando no se interrumpió el suministro.

Si Magdalena aceptara pagar por el servicio de una pipa, representaría el 36 por ciento de los 2 mil 170 pesos quincenales que gana como empleada de una farmacia.

Su cuñada Soledad, que vive en la calle de enfrente, le ha pedido lavar en su casa. La cisterna de ella sí se vació y en vez de pagar por el servicio de pipa acrecienta la esperanza de que llegue pronto el agua.

“Aprovechamos que bajó el nivel de la cisterna para lavarla, desde el año pasado no lo hacíamos y tenía mucho lodo”, dice concentrada en fregar la ropa en un lavadero de donde una lámina vieja conduce el agua de jabón a un tambo vacío; el segundo uso será para el sanitario.

En esa misma colonia Emilia sí tuvo que pagar cien pesos para que volvieran a llenar su tinaco de mil 100 litros y tenga agua para bañarse.

La idea que en algún momento el agua se va a acabar porque cada vez es menos la hace reutilizarla lo más que se pueda, recoge el agua que cae de la regadera en un traste que pone en los pies.