Impunes, delitos contra la intimidad sexual

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

El pasado miércoles el Congreso Local aprobó la iniciativa para reformar el Código Penal y tipificar el delito contra la intimidad sexual

La pena de presentarse ante una autoridad y tratar de explicar que no notó que su pareja la grababa con su celular durante un encuentro sexual, es el impedimento para que durante dos años Paula presente una denuncia penal por la difusión de ese video que su ex novio hizo entre amistades, compañeros de la escuela y familiares.

Él no necesitó compartir el video en facebook o en alguna otra plataforma digital; la mensajería instantánea que ofrece whatsapp fue el medio idóneo para difundir, con un efecto viral, un momento de su intimidad que la sigue haciendo sentir “sucia”, “mala” y a la vez “estúpida”.

Una mezcla similar, con un añadido mayor de culpa es lo que Soledad experimenta desde que asistió a ese convivio de fin de cursos que la animó a tomar alcohol para festejar, que a pesar de ser una madre que está a cargo de dos hijos mientras su esposo vive en Estados Unidos, pudo concluir una licenciatura.

La abstinencia que asumió desde el primero de sus dos embarazos hizo que Soledad se emborrachara con facilidad.

El ofrecimiento de amigos de llevarla a su casa escondía intenciones que ella sólo advirtió cuando su esposo le reclamó por el video en el que ella aparecía inconsciente teniendo sexo con tres hombres.

“Fue una violación tumultuaria”, expresa con la culpa plantada en su semblante, la pena que se le ha acumulado en 15 días y la indecisión de no saber qué hacer o a dónde recurrir.

Daño irreparable

El video no sólo llegó al celular de su esposo, sino al de amistades, familiares y compañeros de trabajo en donde ha decidido pedir un permiso indefinido porque no soporta el escarnio ni los juicios que se hacen en torno a su persona, cuando además de no consentir la relación sexual tampoco autorizó a ser videograbada, mucho menos a que las imágenes se difundieran.

Hasta antes de la aprobación que este miércoles hizo el Congreso Local para reformar el Código Penal y tipificar el delito contra la intimidad sexual que implica la divulgación, distribución o publicación por cualquier medio de imágenes, audios o videos de contenido íntimo, erótico o sexual de una persona sin su consentimiento, su sanción es compleja.

La Fiscal Especializada para la Atención de Delitos Contra la Mujer, María del Carmen Chiñas Salinas, calcula que en los años recientes se han acumulado sólo dos denuncias por este tipo de hechos que no contemplaba la Ley.

“Cualquier tipo de hechos que no están previstos en una Ley es muy difícil que se proceda”, resaltó la fiscal para quien es muy recurrente que por tratarse de un tema “de intimidad, donde hay un compromiso de pareja”, alguna de las partes difunda fotos o videos “con el fin de dañar y causar implicaciones psicológicas.

Castigo en puerta

Una vez que las reformas al Código Penal se publiquen en el Periódico Oficial y entre en vigor, “posiblemente” se trate de un delito que “encajaría en el tema de género” de la Fiscalía a cargo de Chiñas que canalizaba ese tipo de denuncias a la de Atención a Delitos de Alto Impacto,

“Si llegan casos con esa naturaleza, pero como no existía la figura delictiva se trataba de encajar en otro modelo jurídico que se pareciera”, el delito se configuraba en el camino de la investigación.

La tipificación del delito contra la intimidad sexual “es un gran tino” que obligará al personal de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca a capacitar a su personal para saber “cuáles son las calidades que exige la nueva figura delictiva” que es una de las violencias que enfrentan mujeres en Oaxaca, pero que carecía de posibilidades de sanción.