Disputa municipio e Iglesia pedimento de Juquila

El santuario de Santa Catarina Juquila se vistió de fiesta

SANTA CATARINA JUQUILA, Oax.- La administración de la capilla El Pedimento, donde los miles de peregrinos piden a la Virgen de la Inmaculada Concepción su intercesión divina y depositan sus limosnas antes de llegar al Santuario, que está a cargo del Comisariado de Bienes Comunales, quebranta la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, porque está registrada en la Secretaría de Gobernación como un bien inmueble propiedad de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca.

Este lugar de culto público, creado a partir del Santuario de Juquila, estuvo bajo la tutela de la Iglesia Católica hasta 1984 cuando fue ocupado por grupos políticos afines a las autoridades municipales en turno.

De esta manera, las limosnas dejadas por los peregrinos de Oaxaca, de otros estados y llegados del extranjero, entre siete y 10 millones anuales aproximadamente, no son destinadas a fines religiosos sino a fines distintos de la Iglesia Católica.

Aunque quien quebrantó por completo el principio histórico de la separación del Estado y las iglesias, previsto en la Constitución y la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, donde prohíbe expresamente la participación de autoridades en asuntos internos de las asociaciones religiosas y mucho menos disponer de sus recursos financieros, fue la Secretaría General de Gobierno (Segego) en el anterior gobierno estatal al nombrar a un administrador de El Pedimento, para terminar las desavenencias surgidas entre un comité designado por la autoridad municipal y los pobladores, por la utilización de las millonarias limosnas.