¡Comienza la canícula! Más calor y menos lluvias

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

A la larga ausencia de lluvias constantes, Oaxaca sumará a partir de hoy los efectos de la canícula, como se le conoce al evento climático que durante 15 días hace que la temperatura ambiental se dispare y las precipitaciones pluviales se ausenten.

El jefe del departamento de Monitoreo y Alertamiento Preventivo de la Comisión Estatal de Protección Civil de Oaxaca (CEPCO), Cutberto Ruiz Jarquín, explicó que, si bien el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) señala que en México la canícula inicia desde este viernes, puede tener una variación.

Aún así, se espera que en esta primera quincena de julio se establezca ese "veranillo" que obedece a varios factores, como la influencia conjunta del período del Niño -en el que las temperaturas son relativamente frías en el mar Caribe-, y el aumento de la velocidad de los vientos alisios.

Déficit de lluvias

Esos factores hacen que durante julio y agosto “haya más sequedad o déficit de lluvia” en gran parte del país. Concretamente la canícula va a afectar 20 estados de la República Mexicana, incluido Oaxaca, entidad que desde el 2018 arrastra problemas de sequía.

“No es que haya llovido menos o más, sino que las lluvias no se presentaron en tiempo y en forma, se distribuyó mal”, lo que significa que en vez de llover de manera constantes durante todo un mes, hay ausencia de lluvias y el volumen de precipitación se recupera o incluso rebasa con una sola tormenta.

“La distribución de las lluvias ha sido anormal, con tormentas locales muy intensas, pero sin lluvias distribuidas en el año”. Con la canícula la disminución en la cantidad de lluvias será marcada, “puede darse hasta una suspensión de lluvias por 15 días de lluvias”, pero no quiere decir que las lluvias se van a ir totalmente.

De ese déficit de lluvias a Oaxaca lo “podría salvar” un ciclón tropical que afectará directamente al territorio y mitigara de alguna manera los efectos en la disposición de agua para la agricultura, el abastecimiento en acuíferos y presas, pero sobre todo el estrés hídrico que experimenta la población.

De acuerdo con el reporte quincenal más reciente del monitor de sequía que emite el SMN y la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de los 570 municipios que conforman Oaxaca, 177 experimentan algún nivel de sequía, siendo seis los que experimentan un nivel extremo.