Trabajo infantil, esclavitud moderna

Trabajo infantil en las condiciones más desfavorables

La normalización del trabajo infantil en labores domésticas, enmascara esclavitud, abuso sexual infantil o trata de personas. Cada año decenas de niñas y adolescentes son llevadas de sus comunidades de origen a casa particulares en otros estados de la república o en la capital del estado, en donde viven constantes abusos.

“En Oaxaca es muy común el trabajo doméstico en el que participan niñas. A veces las llevan a la ciudad bajo la promesa de tener un lugar en donde vivir y asistir a la escuela. Eso es muy naturalizado que incluso es nombrado como un apoyo, pero en algunos casos esas niñas están viviendo algún tipo de explotación”, explicó Carlos Camacho Hernández, coordinador de políticas públicas del programa Campos de Esperanza de la organización Sikanda Oaxaca, a inauguración del taller “El A, B, C del trabajo infantil y su abordaje interinstitucional”.

El trabajo infantil en el trabajo doméstico es definido por la OIT (2013), como “el trabajo realizado por niños en el sector del trabajo doméstico en hogares de terceros o empleadores, sin haber alcanzado la edad mínima aplicable o en una situación análoga a la esclavitud”.

De acuerdo con cifras recopiladas por la Dirección General de Población de Oaxaca (DIGEPO) en la publicación Trabajo Infantil de 2018, del total de niñas, niños y adolescentes en Oaxaca en el 2017 (1 millón 052 mil 155), 763 mil 762 indicó realizar quehaceres domésticos, representando el 73 por ciento del total. De éstos el 9 por ciento (69 mil 141) realiza las actividades domésticas de manera no adecuada, el resto las efectúa en condiciones adecuadas (91 por ciento, 694 mil 621).

En términos generales, la proporción de mujeres y hombres de 5 a 17 años realizando quehaceres domésticos es similar, 49% para las mujeres y 51% para los hombres. Sin embargo, al analizar la participación en actividades domésticas en condiciones inadecuadas se identifica que las mujeres presentan una mayor proporción que los hombres, 57% en contraste con 43%.

Camacho Hernández señaló que la realidad que vive la niñez y adolescencia en la entidad obliga a tener herramientas que permitan identificar qué es el trabajo infantil y sus riesgos. 

Es por ello que el taller fue dirigido a personal de instituciones integradas en la Comisión Intersecretarial para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil y Protección de los Derechos Laborales de Adolescentes en Edad Permitida.