EU, entrometido en impuesto de Francia

El representante comercial de Estados Unidos anunció la medida

Estados Unidos anunció que realizará una investigación sobre los efectos de un impuesto a las empresas gigantes del sector de la tecnología que está a punto de ser aprobado en Francia.

Washington "está muy preocupado por el hecho de que la tasa sobre los servicios digitales, que debería ser adoptada por el Senado francés, apunta injustamente a las empresas estadounidenses", declaró Robert Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos (USTR), en un comunicado.

"El presidente (Donald Trump) ordenó que examináramos los efectos de esta legislación y determinemos si es discriminatoria o irrazonable y si constituye un peso o plantea restricciones al comercio de Estados Unidos", indicó.

La Asamblea Nacional francesa aprobó el jueves el proyecto de ley, que haría del país europeo un pionero en la materia. El texto será sometido al Senado el jueves para ser definitivamente adoptado.

Uno de los lobby de Silicon Valley, CCIA (The Computer & Communications Industry Association), saludó de inmediato esta iniciativa.

"El impuesto francés obligaría retroactivamente a los servicios estadounidenses que exportan hacia Francia a entregar un porcentaje de sus ingresos desde comienzos de este año a las autoridades fiscales francesas", deplora CCIA en un comunicado.

"La propuesta francesa es similar a la que los estados miembros de la UE abandonaron este año luego que los conflictos con el derecho comercial internacional se hicieran evidentes", estimó.

Llamado "tasa Gafa" (Google, Amazon, Facebook y Apple), este impuesto se inspira en un proyecto europeo que fracasó debido a las reticencias de varios países de la UE.

Según el gobierno francés, apunta a "restablecer la justicia fiscal" frente a los gigantes del sector tecnológico.

El impuesto afecta a las empresas con actividades digitales cuyo volumen de negocios supere los 750 millones de euros (unos 845 millones de dólares) a nivel mundial, que deberían pagar un impuesto sobre el 3% de su volumen de negocios en Francia.

Las autoridades francesas estiman que el impuesto, que debería recaudar unos 400 millones de euros (450 millones de dólares) este año y 650 millones (732 millones de dólares) en 2020, debería aplicarse a una treintena de grupos empresariales, muchos de ellos estadounidenses pero no únicamente.

Airbnb, Instagram estarían incluidos entre los afectados, pero también los franceses Meetic, un servicio de citas online, y la plataforma de mercadeo Criteo.

"La estructura del nuevo impuesto propuesto, así como las declaraciones de los funcionarios hacen pensar que Francia apunta injustamente a algunas empresas tecnológicas basadas en Estados Unidos", señala el gobierno de Trump.

Los servicios del USTR recuerdan por otra parte que el representante comercial está habilitado a "investigar las prácticas comerciales desleales de un país extranjero y responder a ellas".

"Estados Unidos continuará sus esfuerzos, junto a los otros países de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos), a llegar a un acuerdo multilateral con el fin de enfrentar los desafíos del sistema fiscal internacional planteados por una economía mundial cada vez más digitalizada", agrega el USTR.