Acompaña DDHPO al caso del niño Mario

La DDHPO solicitó al DIF estatal y la Procuraduría para la Defensa del Menor, la Mujer y la Familia, que intervengan por el caño del menor Mario

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) da seguimiento al caso del pequeño Mario, que por causa de una agresión perdió la vista en un ojo, a fin de que reciba la atención médica especializada que requiere, que se investigue el contexto de violencia familiar en el que se suscitó el hecho y, además, que se garantice la seguridad de otras personas que puedan estar en riesgo, como sus hermanos o su madre, informó su titular del órgano autónomo Bernardo Rodríguez Alamilla.

Añadió que además ha solicitado que la investigación que lleva a cabo la Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO), se realice desde la perspectiva de infancia, es decir, que aplique el protocolo respectivo.

-¿Qué implica este protocolo?

-Que se tiene que poner en el centro de la toma de decisiones al menor, al niño; las instancias tiene que actuar no como un caso aislado de agresión, sino se tienen que salvaguardar muchas cosas, como que una instancia estatal acompañe este proceso porque no lo puede realizar la familia, debe también atenderse el apoyo psicológico y necesidades básicas. 

Añade que asimismo solicitaron al DIF estatal y la Procuraduría para la Defensa del Menor, la Mujer y la Familia, que intervengan porque hay que atender también el contexto de violencia de la familia. 

-¿La familia del niño tiene medidas cuatelares?

-No, en este caso nosotros solicitamos al DIF estatal y a la procuraduría de la defensa del menor que se garanticen los derechos del pequeño y su familia, pero también se le brinde todo el apoyo requerido, si no se cumplen con esto entonces solicitaremos medidas cautelares para ello, porque lo podemos hacer en cualquier momento. 

-¿Dan seguimiento al asunto en la fiscalía general?

-Estamos pidiendo toda la información del caso, extraoficialmente nos hemos enterado de la persona que puede ser la responsable del acto de violencia, sin embargo nuestra prioridad ha sido exigir al estado el cuidado y la protección del niño. Tenemos que cuidar también la secrecía de la investigación, pero a final de cuentas nos interesa que el niño esté protegido y es lo que vamos a cuidar en todo el proceso.

"Un asunto social"

Rodríguez Alamilla aseveró que desde el 30 de junio, cuando conocieron de los hechos por los medios de comunicación, solicitó al defensor regional en Tlaxiaco que acudiera al hospital donde estaba siendo atendido el niño, para entrevistar a la parte médica pero también a la familia y saber cuál era la situación.

“Más tarde nos comentó que el niño iba a ser atendido en el hospital de la niñez, por tal razón se abrió un cuaderno de antecedentes pidiendo al sector salud que se garantizara la atención al niño y a la fiscalía para atender el tema de violencia familiar, por lo que damos seguimiento a la carpeta de investigación que se inició”.

Destacó que no obstante es una situación entre particulares, dada la magnitud de los hechos trascendió este ámbito y se volvió un asunto social, en el cual la defensoría tiene que acompañar el proceso.

-¿Investigan la supuesta negativa de servicio médico al niño en Tlaxiaco?

-Hemos solicitado ya los informes respectivos y vamos a analizar lo qué pasó, nosotros debemos de pronunciarnos en la actuación de las autoridades y vamos en ese proceso, en el que podríamos emitir incluso alguna recomendación. Si vemos motivos para emitir la recomendación, lo vamos a hacer.

-El caso lo investiga la Comisión Nacional de Derechos Humanos?

-No, de ser así ya nos habrían pedido los informes respectivos. La CNDH puede atraer el caso, pero hasta el momento lo seguimos trayendo nosotros como asunto local.