Abogado, a juicio por un empleo en Oaxaca

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

La Facultad de Derecho en Ciudad Universitaria

Bajos salarios, ofertas laborales en campos distintos a la carrera profesional o el autoempleo si llegan a abrir su propio despacho, son las opciones para la mayoría de nuevos egresados de la carrera de Derecho y ciencias sociales.

Sólo de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO) en este ciclo escolar egresan 800 estudiantes de abogacía y un número similar, 850, ya espera para ingresar en agosto próximo, 700 por examen general y 150 por preferencia, al provenir de una preparatoria de esa máxima casa de estudios en Oaxaca.

“La mayoría de los egresados ponen su despacho”, asegura el director de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UABJO, Miguel Ángel Ramírez, quien reconoce que si bien el 65 por ciento de la plantilla de juzgados locales y federales tiene a egresados de esa institución, los espacios no se pueden emplear para recibir a más.

Con palancas por el hueso

Llegar a conseguir un empleo en una dependencia oficial sólo es entendible para Édgar Manuel con “una palanca o un buen padrino”, más si se carece del título que, en el mejor de los casos, demora un año en tramitarlo y obtenerlo.

Édgar es uno de esos 800 nuevos abogados que egresan de la UABJO. Si ahora cuenta con un empleo como auxiliar jurídico es gracias a las prácticas profesionales que realizó mientras estudiaba.

La disponibilidad de tiempo y la posibilidad de tener ingresos por comisión lo hacen considerar emplearse como auxiliar contable, una rama distinta a su profesión. En ambos casos el sueldo neto es el mismo, 3 mil 500 pesos.

“Pero voy a tener tiempo para tramitar mi tesis y posiblemente gane más con las comisiones”, asegura el nuevo profesionista que reconoce el riesgo de quedarse en un área distinta a su profesión.

Les falta experiencia

Aunque la aspiración de la mayoría de nuevos abogados o abogadas es contar con su propio despacho, lograrlo requiere inversión y “para que un cliente te confíe sus asuntos jurídicos necesitas experiencia”, además de que implica recursos.

De los 50 alumnos que cursaron la licenciatura de Derecho en el mismo grupo que Edgar, él calcula que sólo dos lograrán esa meta en un año, alrededor de diez o hasta 15 ya perciben un sueldo, pero el resto va a engrosar las cifras de desempleo o tendrán un trabajo distinto a su profesión.

Para el director de la Facultad de Derecho “es incierto saber cuántos egresados consiguen un empleo o son capaces de desempeñarse laboralmente”, por lo que la opción más viable es dedicarse al litigio.