Salud brinda una atención integral a pacientes con enfermedades crónicas

NoticiasNoticias

Entre los factores de riesgo más importantes que debe considerar una persona para acudir a realizarse un diagnóstico se encuentran ser mayor de 40 años y tener familiares con antecedentes de enfermedades crónicas.

Para brindar a la población adulta una atención integral en enfermedades crónicas degenerativas como el sobrepeso, riesgo cardiovascular, diabetes e hipertensión arterial, la Secretaría de Salud del estado promueve los servicios de las Unidades de Especialidades Médicas (Unemes) de Enfermedades Crónicas.

Estas unidades de salud ofrecen un modelo de atención institucional que abarca un manejo ambulatorio e integral, basado en la evidencia científica y la mejor práctica clínica.

En las Unemes se brinda tratamiento ambulatorio para mejorar el control de las enfermedades crónicas, evitar la presentación de complicaciones en personas con sobrepeso, riesgo cardiovascular y/o diabetes, así como mantener el apego al tratamiento a largo plazo.

Los servicios que se dan en estas unidades son: consultas individuales con un enfoque integral e interdisciplinario, atención médica, enfermería, nutrición, psicología, trabajo social y exámenes de laboratorio (hemoglobina glucosilada, microalbuminuria, perfil de lípidos y glucosa en ayuno).

Además de la toma de signos vitales: presión arterial, frecuencia cardiaca, frecuencia respiratoria, temperatura y valoración podológica; sesiones individuales y familiares para promover la adopción de estilos de vida saludables.

La Secretaría de Salud del estado cuenta con tres Unidades de Especialidades Médicas de Enfermedades Crónicas, ubicadas en las ciudades de Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de Las Casas y Tapachula.

La población interesada puede acudir en Tuxtla Gutiérrez a Avenida Mazapatepec, sin número, en la Colonia Las Palmas; en San Cristóbal de Las Casas al Fraccionamiento Santa María, Calle 19 de Junio, sin número; y en Tapachula, en calle Vicente Guerrero, sin número, en el Bulevar Akishino y Francisco Montes de Oca, Colonia Antorcha Viva.

CLÍNICA DR. MANUEL VELASCO HARÁ

CAMPAÑA DE DETECCIÓN DEL GLAUCOMA

Al mismo tiempo, a clínica universitaria de la Facultad e Medicina Humana de la Unach, ha puesto en marcha una campaña para la detección temprana y el tratamiento oportuno del glaucoma. La cual tendrá comienzo el 21 de agosto al 23 del mismo mes para valoración médica, cabe mencionar que solo hay capacidad para atender a 30 pacientes y tiene una cuota de recuperación de 150 pesos.

La clínica ha puesto en operación un teléfono que brinda atención al público interesado a través de la línea 6137535 extensión 106 o 123.

A través de esta iniciativa, los pacientes podrán realizarse el estudio, la consulta y el inicio de tratamiento médico.

Es importante saber que la parte anterior del ojo está llena de un líquido transparente llamado fluido intraocular o humor acuoso, que es fabricado por el tejido ciliar. Este sale del ojo por medio de la pupila para luego ser absorbido hacia el torrente sanguíneo por medio del sistema de drenaje del ojo (formado por una malla de canales de drenaje que está alrededor del borde externo del iris). Si el drenaje es adecuado, la presión del ojo se mantiene a un nivel normal. Y, si el fluido intraocular no puede drenar, al acumularse causa un aumento de presión en el interior del ojo, lo que daña al nervio óptico, con lo que empieza el glaucoma.

Además, el humor acuoso se produce de manera continua dentro del ojo, por lo que es distinto a las lágrimas, ya que éstas se producen por unas glándulas que están fuera del ojo y sirven para humedecer la superficie externa del globo ocular.

También el glaucoma suele estar presente en ambos ojos, pero por lo general la presión intraocular se empieza a acumular primero en uno solo.

El glaucoma es un grupo de enfermedades oculares que dañan al nervio óptico en forma irreversible con y sin aumento de presión intraocular, lo que reduce gradualmente la visión, empezando por la periferia (se pierde visión de afuera hacia adentro). Y, el principal problema es que no presenta síntomas que puedan prevenir al paciente de que se está quedando ciego.

En nuestro país al menos 2 millones de personas padecen ésta enfermedad y aproximadamente tres cuartas partes no están concientes de ello.

El glaucoma se considera como la primera causa de ceguera irreversible, incluyendo niños y adolescentes deben hacerse exámenes integrales para descartar glaucoma, los adultos alrededor de los 40 años, posteriormente cada dos o cuatro años, pero sí posee mayor riesgo para desarrollar la enfermedad, debe hacerse el examen cada uno o dos años a partir de los 35 años de edad.

Los dos principales tipos de glaucoma son: el de ángulo abierto y el de cierre angular.

Glaucoma de ángulo abierto (también llamado primario o crónico), significa que el ángulo que forman el iris y la córnea es ancho y abierto, como debe ser, pero aparece cuando los canales de drenaje del ojo se tapan con el tiempo. En sus primeras etapas, se desarrolla lentamente y a veces sin que se pueda percibir la pérdida de visión durante muchos años. La mayoría de la gente se siente bien y no nota los cambios de visión.

Glaucoma de ángulo cerrado (también llamado agudo o de ángulo estrecho), es mucho menos frecuente y es el resultado de la obstrucción del ángulo que está entre el iris y la córnea: el borde periférico del iris se amontona sobre los canales de drenaje cuando la pupila se expande ampliamente, o demasiado rápido; lo que pone al ojo rojo, o da dolor de cabeza, náuseas, dolor intenso en el ojo, halos de arcoiris alrededor de las luces o visión borrosa, y si siente estos síntomas, acuda de inmediato con el especialista para prevenir un daño considerable en los ojos.

La mayoría de los otros tipos de glaucoma son variaciones de los dos anteriores, y pueden aparecer en uno o ambos ojos.

El glaucoma no puede prevenirse, pero sí controlarse a través de un tratamiento eficaz, evitando así consecuencias serias en la visión; por ello es indispensable detectar el glaucoma a tiempo.

Entre los factores de riesgo más importantes que debe considerar una persona para acudir a realizarse un diagnóstico se encuentran: ser mayor de 40 años, tener familiares con antecedentes de la enfermedad, padecer hipertensión arterial y/o diabetes, presentar hipertensión ocular, miopía elevada (mayor a 5 dioptrías), alguna cirugía o traumatismo en los ojos, así como antecedentes de familiares con glaucoma y usar esteroides de manera prolongada.

#oftalmologica#Unemes#glaucoma