Rescatan arquitectura vernácula

Además de abordar la teoría, el diplomado Procedimientos y sistemas constructivos tradicionales también contempla la práctica; la arquitecta María de los Ángeles Vizcarra de los Reyes, coordinadora de este programa, dijo en entrevista que la idea es que los alumnos conozcan las diferentes técnicas en la arquitectura vernácula y se identifiquen con ellas. 

Los integrantes del diplomado, que realiza el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) en colaboración con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), construyeron en San Agustín, Etla, un espacio de descanso para la comunidad.

Vizcarra de los Reyes platicó que construyeron un espacio público para la comunidad, “por una parte para practicar las técnicas, a través del trabajo los alumnos sepan cuál es su valor y así difundir este conocimiento; nuestra idea es que esto se difunda y podamos construir una red y puedan resurgir estos sistemas”.

Benefician a la comunidad

Detalló que la idea del diplomado que inició en el mes de junio, es el rescate de procedimientos y sistemas constructivos tradicionales que se están perdiendo en el país. En el primer módulo, los alumnos vieron toda la parte teórica, de cuál es la perspectiva de la arquitectura vernácula, la razón por la que se está perdiendo y cuál es la importancia de rescatarla.

En el segundo módulo comenzaron con la práctica y desarrollaron un proyecto que beneficiará a la comunidad de San Agustín, Etla, sede del CaSa.

“También queríamos ofrecer algo a la comunidad, un espacio de descanso, trabajamos en una estructura muy sencilla de madera y una banca de tierra anegada”.

Los alumnos del diplomado volverán dentro de dos semanas para continuar con las clases y un viaje a las comunidades cercanas del estado de Oaxaca, para que aprendan a identificar la arquitectura tradicional.

“Queremos que sepan cómo aproximarse a la gente, preguntar y tratar de conocer cómo son estos sistemas, porque nos interesa mucho que los conozcan a profundidad, no nada más darles una embarradita”, explicó una de las coordinadoras del diplomado.

Rescatan conocimiento tradicional

Abundó en que en el diplomado les interesa ir un poco más allá, “que entren en contacto con la gente que todavía tiene ese conocimiento, que puedan entrevistarlos, observar cómo se hacían las construcciones y ver qué se puede rescatar de ese conocimiento para actualizarlo o que lo aprendan”.

“El interés es que estos sistemas constructivos puedan seguir su propio camino dentro de sus propios contextos culturales y contribuir en la medida de lo posible a frenar un poco las nuevas técnicas de cemento, blocks de cemento y tabique rojo, que son un poco contaminante y están además, matando estas tradiciones”, subrayó la coordinadora del Laboratorio de Procedimientos y sistemas constructivos tradicionales como alternativa para una arquitectura sustentable.

En el módulo final, los alumnos replicarán estos sistemas en maquetas de estudio, que se podrán admirar en una exposición, además de que generan una publicación.

En el primer módulo estuvieron presentes: el arquitecto Eric Gómez Ibarra que coordinó la clase; además, tuvieron la visita del doctor Luis Fernando Guerrero Baca, quien tiene un amplio conocimiento sobre la tierra en el país; él impartió un taller de identificación de tierras y realizaron una banca con una técnica que se llama tapia o tierra apisonada.

Convenio con la UNAM

También trabajó con los alumnos la arquitecta Alejandra Caballero; con ella experimentaron dos técnicas muy sencillas de trabajo con tierra y fibras naturales, y bahareque; en el diplomado Procedimientos y sistemas constructivos tradicionales también estuvo presente el arquitecto Marcos Sánchez.

Este diplomado es coordinado por la arquitecta María de los Ángeles Vizcarra de los Reyes y el arquitecto Francisco Hernández y es posible gracias al convenio de colaboración entre el CaSa y la UNAM, además de que es un proyecto beneficiado por el Programa de Apoyo a la Docencia, Investigación y Difusión de las Artes (PADID) 2018.

En su segunda edición, Procedimientos y sistemas constructivos tradicionales admitió 30 alumnos y este 2019 se duplicó la demanda del número de aspirantes que superó las 100 solicitudes; hay alumnos provenientes de Francia, España y Argentina, así como de distintas partes del país.