EL LECTOR FURTIVO| De viejos y nuevos amores

La feliz tarea que ha asumido “El lector furtivo” de leer y compartir sus experiencias con otras personas se debe, no poco, a la lectura voraz que hice, hace ya muchos años, de este libro que a continuación voy a reseñar y al que vuelvo con cierta regularidad ⎯de hecho, hablamos de una reseña de reseñas⎯. Me refiero a una obra compuesta por dos volúmenes y que lleva por título De viejos y nuevos amores (1998), el cual es “sui generis” tanto en la historia de la crítica de arte, como en la historia de la crítica literaria en México.

Juan García Ponce, el autor de esta obra, nació en Mérida, Yucatán en el año de 1932 y es uno de los autores mexicanos más importantes del siglo 20. Su agudeza de observación, su vasta formación intelectual y su innegable talento literario lo autorizan con creces para emprender este proyecto de arte y literatura.

Los dos volúmenes de esta obra complementan las obsesiones creativas de su autor. El volumen 1 está dedicado al arte con 27 ensayos que van de Klim, Climent, Tamayo y Carrington, a gran parte de la Generación de la Ruptura, llamada en aquel entonces “Nueva Pintura Mexicana”, a la cual pertenecieron artistas como Lilia Carrillo, José Luis Cuevas, Manuel Felguérez y Vicente Rojo, recuento en el que no podía faltar, por supuesto, la figura de su hermano, el reconocido pintor abstracto, Fernando García Ponce.

El volumen 2 (el más fascinante para mí) está dedicado a la literatura, donde encontramos un lector curioso, insaciable y entusiasta, que no tiene empacho en comunicarnos qué le emociona o le interesa de un autor o de un libro en particular, y que incluso, en el colmo del entusiasmo, nos empieza a contar a su manera los argumentos de las obras, a pesar de que manifiesta en principio la intención de no hacerlo (lo que hoy llamaríamos “spoilers”, pero con gracia).

En este volumen se incluyen reseñas de autores como Bataille, Miller, Nabokov, y Barnés, así como Max Aub, Inés Arredondo y otros nombres de los que supe por primera vez al leer este libro, como: Heimito Von Doderer y John Hawks. Un común denominador en todos los textos es que, antes de presentar sesudas reflexiones teóricas, nos comparte la experiencia de la lectura, asumiendo el goce como un valor intrínseco de esta.

De Juan García Ponce, podemos decir que es un crítico generoso e inteligente, pero también que es un gran autor por derecho propio; baste decir que su prolífica obra se ha hecho de prestigiosos galardones como el Premio Xavier Villaurrutia (1972), el Premio Anagrama de Ensayo (1981), el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Lingüística y Literatura (1989)​ y el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo (2001), entre otros.

En su narrativa se caracteriza un vívido erotismo, en torno del cual gira toda una profunda reflexión acerca de la naturaleza humana. Entre sus títulos más relevantes se encuentran: El gato (1974), Teología y pornografía, Pierre Klossowski en su obra (1975), Catálogo razonado (1982), Figuraciones (1982) y la novela Crónica de la intervención, del mismo año.