Autos de lujo en Oaxaca: el nuevo Hudson

Hudson Super Sedán de cuatro puertas.

El automóvil es, sin lugar a dudas, uno los inventos más reconocidos en el siglo 20; los primeros prototipos se crearon a finales del siglo 19, incrementándose su producción en la siguiente centuria, por ser un instrumento muy útil para las actividades cotidianas que realizaba el hombre moderno. Esta invención ha ido evolucionando a través del tiempo: los primeros modelos funcionaron con vapor, luego se utilizaron motores de combustión interna, adaptándose algunos al uso de la electricidad y en la actuliadad, encontramos carros híbridos de un mayor rendimiento energético.

Dentro del Archivo General del Estado de Oaxaca, encontramos documentos que nos dan testimonio de la evolución de este medio de transporte. Dentro de la colección Impresos, localizamos un anuncio de 1947 que parece haber sido remitido a la Tesorería del Gobierno de Oaxaca, para publicitar la adquisición del nuevo Hudson. Se muestran sus versiones Commodore y Súper, en los modelos Sedán de cuatro puertas, Brougham de dos puertas y Coupe Club, equipados con motores Hudson super ocho y seis, con sus avances en frenos de triple seguridad, embrague en baño de fluido y el aparato “Weather Control” acondicionador de la atmósfera.

Color y estilo

Llama mucho la atención los colores de la portada en tonalidades azul rey, cielo y turquesa, crema, blanco y rojo, con el escudo de la compañía, representado en un campo negro con dos torres y dos barcos y el nombre Hudson; todas las gráficas son dibujadas con un estilo de los años 40, utilizando como modelos pilotos, mujeres de clase media alta, damas conduciendo el automóvil, o familias completas disfrutando los amplios espacios de este carro.

Su discurso maneja slogans como: “Hudson presenta un triunfo automovilista”, “Pruebe usted el manejo superior con Hudson Driver-master”, asentando que es un auto moderno y seguro, con grandes motores, diseño de vanguardia y con características únicas.

En cuanto a las particularidades del auto destacan: motor de arranque, interruptor montado en el tablero, sistema de combustible con una capacidad de 76 litros, sistema de enfriamiento radiador tipo celular tubular con bomba centrífuga depaletas, cambia marchas debajo del volante, embrague tipo balanceado de 10 pulgadas amortiguado en fluido, batería de acumuladores tipo pesado, transmisión de tipo sincronizado silenciosa, tres velocidades hacia adelante y una hacia atrás, tres juntas universales con un árbol propulso tubular, frenos de triple seguridad, dirección sistema pivote céntrico que asegura la estabilidad a cualquier velocidad y superficie, ruedas de acero balanceadas con aro de centro, neumáticos tipo súper acojinado de baja presión y gran volumen, ventilador en el cubretablero con separador de lluvia integral y tela metálica contra insectos, parabrisas extra ancho de curva honda, para aumentar el campo de visibilidad y reducir los reflejos, faros delanteros tipo proyección sellada.

Discurso que atrapa

En resumen, un auto fantástico con interiores espaciosos y confortables, rebosante de potencia, con una construcción ingeniosa de estilo moderno de líneas airosas y tendidas, que permite un delicioso andar por el camino. Un discurso que atrapa y envuelve, creando la pulsión que debemos adquirir ese carro. Por último, remata la publicidad con una invitación para visitar la agencia Álvarez y Neila, ubicada en la Calle Bustamante y Rayón, Oaxaca, Oax., donde se podrá apreciar el Nuevo Hudson, todo un discurso bien armonizado que omite el pequeño detalle de no decir a qué precio se vende esta maravilla automotriz.

Al parecer no ha cambiado mucho la publicidad, todo el discurso nos formula grandes expectativas del producto, incentiva una necesidad real o imaginaria de que nos dará placer y reconocimiento social; lo único que se ha modificado, son los medios en que se trasmite el mensaje; antes se hacía a través de papel impreso, pero ahora es la televisión o los medios electrónicos, que nos saturan de múltiples productos, todo gracias a la sociedad consumista en que vivimos.

Toda esta información la podemos encontrar en los documentos que se resguardan en el AGEO, instrumentos que nos sirven para acercarnos al pasado y dar testimonio de cómo actuaba la sociedad hace algunas décadas, permitiéndonos hacer una reflexión sobre qué tanto hemos cambiado en el trascurso del tiempo. Por eso los invitamos a que nos visiten para que se sumerjan en tan apasionantes temas.