Escasez de agua, peor que en estiaje

La escasez de lluvias y obras de mantenimiento en tres pozos, disminuyó a 550 litros por segundo la capacidad de suministro a quienes viven en la zona metropolitana

Cuando solicitó el servicio particular de una pipa que volviera a llenar la cisterna que se vació el jueves, la familia de Luciana comenzó a experimentar un estiaje a destiempo.

La escasez de lluvias y obras de mantenimiento en tres pozos, disminuyó a 550 litros por segundo la capacidad de suministro a quienes viven en la zona metropolitana.

50% menos

El director técnico de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (SAPAO), Guilebaldo Mijangos Calvo, reconoció que en la disminución de agua repercutió también la merma por abajo del 50 por ciento del agua que llega del municipio de San Agustín Etla, otra de las fuentes de abastecimiento.

“Mermó el caudal de San Agustín, en promedio daba 130 litros por segundo y llegamos a tener días con sólo 37 litros por segundos. Ahorita andamos entre los 50 y 60 litros por segundo, menos de la mitad de lo que nos aporta en condiciones normales”, explicó.

De los 40 pozos de absorción de los que extrae agua SAPAO, seis han requerido mantenimiento de manera reciente y apenas tres volvieron a operar: el de Montoya, el número dos de Sauces y el 14 del Aeropuerto, pero ahí todavía otros dos están fuera de operación.

Que los pozos estén al interior del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de Santa Cruz complejiza las labores por “una serie de trámites para acceder con la maquinaria y equipo”, un proceso que empezó hace tres semanas y concluirá en dos más.

Tan sólo esos dos pozos representan una capacidad de 45 litros por segundo, “con lo cual nos ayuda a dar agua a 20 mil personas, necesitamos aumentar un caudal de 70 litros por segundo y regularizar el servicio.

Se quedan sin agua

Esa merma afecta directamente a 40 colonias de agencias como Santa Rosa y Pueblo Nuevo, la zona centro y el norte de la ciudad, donde han tenido que esperar hasta tres semanas para que sus tuberías vuelvan a conducir agua potable.

“Aquí en la colonia sabemos que cada 10 o 12 días nos debe llegar el agua, pero los vecinos que no tienen cisterna ya empezaron a preocuparse porque el agua que acumulan en tambos o recipientes se les acabó”, relató Carmen Altamirano, presidenta del Comité de Vida Vecinal de La Cascada.

Y aclaró: “Estamos en el día número 13 (sábado), pero ya nos explicaron en SAPAO que el agua tiene que llegar durante la noche o madrugada porque debido a unas fallas técnicas en los pozos y la irregularidad en la lluvia, el agua ha sido insuficiente”.

Luciana, quien vive en esa colonia, no tiene duda de ello. En ningún otro momento del año su familia había tenido la necesidad de pagar por el servicio de una pipa para volver a llenar su cisterna: “Tenemos, pero por qué compramos agua, algo que no había pasado ni durante el estiaje”.