Desaparece gasto en obras en 9 años

Del 17% cayó al 2%
ArchivoArchivo

En 2017 solo el 2 por ciento del gasto total estatal correspondió a la inversión pública

En los últimos nueve años, el gasto ejercido en Oaxaca en la construcción de obra pública y financiamiento de proyectos productivos se ha desplomado.

De acuerdo con un comparativo publicado por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados federal, el porcentaje de los egresos estatales ejercidos en inversión pública, que contempla la obra y los proyectos, cayeron exponencialmente entre los años 2008 y 2017.

En el 2008, cuando los egresos totales de Oaxaca ascendieron a 39 mil 718 millones de pesos, el 17 por ciento se destinó a obra pública y proyectos productivos. En número absolutos, esto representó un gasto de 6 mil 752 millones de pesos, aproximadamente.

Sin embargo, en 2017 solo el 2 por ciento del gasto total estatal correspondió a la inversión pública.

El CEFP detalló que hace dos años los egresos totales de Oaxaca fueron por 74 mil 951 millones de pesos, de los cuales, aproximadamente, mil 499 millones fueron usados en obras y proyectos.

Casos drásticos

Según el comparativo presentado del mismo periodo temporal en el resto de estados del país, en varios se registró una caída similar en el gasto destinado a la inversión pública. Por ejemplo, en Tamaulipas, del 26 por ciento aplicado en 2008 bajó a 3 por ciento para 2017.

Es el caso mas drásticos.

También hay estados como Zacatecas y Chiapas, en donde los recursos ejecutados en obras y proyectos aumentó, en porcentajes marginales, en los últimos nueve años.

Cabe señalar que entre 2008 y 2017 los egresos de Oaxaca casi se duplicaron, de 39 mil 718 pasó a 74 mil 951 millones de pesos.

En el diagrama comparativo elaborado por el CEFP se advierte que los recursos que le quitaron a la inversión pública, ahora se aplican en pago de deuda y en mayores transferencias a municipios y las dependencias estatales, poderes locales y órganos autónomos.

Por ejemplo, según este reporte de este órgano federal, en el año 2008 no se destinó recursos económicos al pago de deuda, sin embargo, para 2017, éste implicó el 4 por ciento de los egresos totales del estado.

En tanto, las transferencias a municipios creció, en este periodo, del 19 al 21 por ciento; y los egresos generados por las dependencias estatales, poderes locales y órganos autónomos incrementaron y pasaron del 52 al 61 por ciento del gasto total estatal.

En esta comparación del Centro de Estudios en Finanzas Públicas destaca que, en los últimos nueve años, se ha mantenido la proporción del gasto que se destinó a la nómina de burócratas, y que han significado el 7 por ciento del total; al igual que se ha conservado el nivel de gasto de servicios generales, materiales, suministros, inversión financiera y bienes