Escuela para la Libertad de las Mujeres invita a formar parte de su generación nueve

Para la realización de este proyecto se cuenta con el apoyo de diferentes instituciones.

La Escuela para la Libertad de las Mujeres (ELM) es un proyecto feminista, dirigido a mujeres de 16 años en adelante, dedicadas a una amplia gama de actividades, -estudiantes, trabajadoras del hogar, de agrupaciones sociales o entidades públicas, entre otras-, radicadas principalmente en la capital oaxaqueña y en las comunidades de la periferia.

La ELM aporta herramientas que permiten a las mujeres participantes adquirir conocimientos y aptitudes en pro de la defensa de sus derechos irrenunciables. Considera que la violencia se combate por medio de la construcción de autonomía de las mujeres como una prioridad; a partir de este entendimiento, es que la ELM continúa apostándole a esta innovadora propuesta de escuela.

La organización pretende ser una respuesta de facto para el fortalecimiento y la autonomía de las mujeres ante el alarmante aumento de feminicidios, desapariciones, crímenes de odio, acoso y trata de mujeres.

Forma parte de la generación nueve

Cada generación tiene una duración de tres meses y medio, 14 fines de semana y, actualmente se encuentra en la convocatoria de su generación nueve y estará realizando entrevistas para las interesadas hasta el 13 de julio.

El periodo lectivo para la generación nueve comprende del 26 de julio al 26 de octubre del presente año; las sesiones se impartirán los días viernes de 16:00 a 20:00 horas y los sábados de 10:00 a 14:00 horas, en las instalaciones de Casa Libertad, ubicada en la calle de Murguía 401-B, Centro Histórico de la Ciudad de Oaxaca.

Las mujeres interesadas deberán solicitar la entrevista de preselección a través del teléfono Cel/WA: 951 292 35 67 o al correo electrónico: [email protected].

Para la realización de este proyecto en esta ocasión, se cuenta con el apoyo de la Defensoría de los Derechos Humanos de Pueblo de Oaxaca (México) y en el País Vasco (España), con la Diputación de Guipúzcoa, Solidaridad Internacional, la Asamblea de Mujeres de Bizcaia. Este proyecto también es impulsado por activistas sociales y académicas de Oaxaca, Ciudad de México y del País Vasco, con amplia trayectoria en la lucha por los derechos humanos de las mujeres y la disidencia sexual, desde la docencia y el activismo social de base.

Módulos

Formación teórico feminista: Consiste en una revisión de propuestas teóricas que cuestionan la cultura machista y evidencian la existencia de un sistema patriarcal que oprime a las mujeres, responsable de preservar la violencia de género. Este módulo ofrece propuestas para mejorar las condiciones de vida de las mujeres; generando en las participantes una sensibilización en torno a sus derechos, así como a la sexualidad y las diversas orientaciones sexuales, también a la búsqueda de herramientas para la erradicación de la violencia de género.

Autoconciencia: En módulo va de la mano con FLF, en él, se realizan análisis colectivos de la vida cotidiana que ayuda a desmontar las cargas emocionales que la cultura patriarcal ha impuesto a las mujeres.

Autodefensa Feminista: En este módulo las participantes aprenden técnicas físicas, psicológicas y de actitud útiles para prevenir, enfrentar y defenderse de los patrones de agresiones más frecuentes en contra de las mujeres como los diferentes tipos de acoso, principalmente el sexual, la violación, la violencia doméstica, el acoso callejero, entre otros.

Arte de la Desobediencia: consiste en diversos talleres generados a partir de propuestas creativas y lúdicas que buscan desenmascarar y desmantelar la carga cultural patriarcal, sexista, violenta y discriminatoria instaurada en las diversas expresiones y disciplinas artísticas, así como aportar herramientas como medios de expresión para la sanación, sensibilización, denuncia y la acción política en general.

Taller de reparaciones básicas para el hogar (TRBH): este módulo consiste en un taller técnico manual a través del cual las mujeres son introducidas en diferentes oficios “tradicionalmente masculinos”, donde aprenden a localizar, entender y reparar averías básicas pero cotidianas, propias del hogar, relacionadas con la electricidad, plomería y el gas.