El club de los 27: Medio siglo sin Brian Jones y casi medio sin Jim Morrison

Seguramente habrás oido hablar de El Club de los 27, ese macabro club virtual que reúne a estrellas de la música que murieron a esa edad. Para el Club de los 27, la fecha del 3 de julio está marcada en rojo en el calendario. Ese día de hace 50 años moría Brian Jones, uno de los fundadores de The Rolling Stones. Dos años después sería Jim Morrison el que se uniría al club.

Brian Jones podría ser considerado como el primero de los ilustres nombres que sacudieron a la cultura popular de todo el mundo con su muerte. Mick Jagger y Keith Richards llevaban la voz cantante y de composición en los Stones pero Jones tenía la gran virtud de dominar los instrumentos más sorprendentes algunos de los cuales se escuchan en canciones como Ruby Tuesday o Under my thumb. Además, a Jones le debemos el hecho de que el grupo se llame como se llama (The Rolling Stones) tras escuchar la canción Rollin Stone de Muddy Waters.

Hacia el final de la década de los 60, las diferencias de Brian Jones y el resto de la banda eran cada vez más evidentes, y de hecho en la grabación de Beggars banquet (1968), su colaboración fue más bien intermitente. Un año después y un poco antes de que se publicara Let it bleed (1969), sus compañeros le echaron del grupo. Las drogas y el alcohol parece que tuvieron la culpa. Un mes más tarde apareció muerto en la piscina de su casa en Hartford (Inglaterra).

Tras la muerte de Jones llegarían unos años especialmente trágicos para la música. Jimi Hendrix moría el 18 de septiembre de 1970, Janis Joplin un 4 de octubre de 1970 y Jim Morrison un 3 de julio de 1971. Todos ellos nunca cumplieron los 28 años.

Jim Morrison, líder de la banda más descarada de la historia de la música, The Doors, se uniría al Club de los 27 en 1971 tras ser encontrado muerto en su apartamento de París a causa de un paro cardiaco en la bañera. Su tumba es una de los cuatro lugares más visitados de la capital francesa solo por detrás de la Torre Eiffel, Notre Dame y el Louvre.

Jim Morrison se transformó en leyenda a pesar de haber muerto a los 27 años, una figura llamativa y única que quedó en los anales del rock para siempre. Morrison abandonó su carrera musical en su momento de mayor popularidad, y cuando The Doors estaba convirtiéndose en el único grupo norteamericano que competía con éxito con las dos grandes bandas británicas: The Beatles o The Rolling Stones.

Su atormentada infancia y adolescencia combinado con sus problemas con las drogas y el alcohol fueron un cóctel difícil de superar una vez que The Doors llegó a la cumbre.

El Club de los 27 ha seguido incorporando miembros de manera trágica en las siguientes décadas: de Kurt Cobain a Amy Winehouse pasando por Pete de Freitas (Echo and the Bunnymen), Rickey James Edwards (Manic Street Preachers) o David Michael Alexander (The Stooges).