Herbolaria + tecnología: salud natural

Los diferentes productos al alcance de su mano, pero sobre todo, de su salud.

Luis Arjona Mendoza, continuador de la tradición de la herbolaria que iniciaron su bisabuela Santos Pacheco Escamilla y su abuela Mercedes Hernández Pacheco, dio a conocer otros secretos de estas plantas, así como de la combinación de la tecnología para curar las enfermedades que padece la sociedad actual.

Concha de armadillo

Refirió que la concha de armadillo se utilizaba para curar la tosferina, que en tiempos de su bisabuela estaba muy marcada, la cual también se atendía con el aceite de zorrillo; “sabía a rayos, lo probé porque mi abuela nos decía pruébenlo, chéquenlo, para que sepan lo que está tomando el paciente y qué es lo que lo va a ayudar”.

Abundó: “En esas composiciones nos fueron enseñando cada una de las plantas en los diferentes viajes que hacíamos a las poblaciones de San Felipe del Agua, Zaachila, Zimatlán, los cuales hacíamos a pie, porque no había vehículos para transportarnos”.

El chacalote

En las márgenes del río Atoyac encontraban el chacalote, el cual sirve para curar inflamaciones internas, hacer baños; “la abuela manejaba los baños, pócimas, preparación de jarabes; fue un poco más profunda, podríamos hablar que ella tenía unas 100 pócimas, de las cuales nosotros utilizamos las más importantes que actualmente pueden ayudar al ser humano”.

Lamentó que el problema que tiene en la actualidad la sociedad oaxaqueña, al igual que en otros lugares de la República Mexicana, es que “quieren sanar más rápido, por lo que ingieren genoprazol, ranitidina, algo alópata, y cuando compras un té, te exigen, preguntan por qué no funciona, pasan horas y no hace nada; esto se debe a que es una planta, por lo que se debe tener primero la fe y la confianza de lo que estás tomando”. 

Las piedras

Cuando existe un problema de litiasis renal, lo que ocupamos es una composición diurética, las “bolas de granjel”, que es una planta originaria de Guerrero, nos ayuda mucho para romper las piedras que existen en nuestros riñones; en Oaxaca tenemos algo que también funciona de esa manera, que es la “raíz de carrizo”, la cual se encuentra en las riberas del río Atoyac.

Explicó que las llamadas piedras, empiezan principalmente con la infección de las vías urinarias; “no tomamos suficiente agua, se aguantan las ganas para orinar y empiezan las infecciones en las vías urinarias y de ahí, como no se le puso atención a este problema, se convirtió en piedra”.

Abundó: “Pero también hay otro problema; cuando existe un exceso de ácido úrico, se conforman dos tipos de piedra, del calcio y las de ácido úrico; las más duras son estas últimas, por eso decimos que es un poco lento el tratamiento”.

Sistema Cuántico Bioeléctrico

Aunado a los conocimientos empíricos que tienen de la herbolaria, los hermanos Arjona Mendoza se apoyan de la tecnología para determinar la situación en la que se encuentra cada uno de sus pacientes.

Indicó que “el sistema cuántico me permite explorar los 12 ejes del cuerpo humano, donde puedo darle al paciente un diagnóstico dentro del sistema nervioso, urinario, cardiaco; así puedo dar un diagnóstico en la naturopatía, para saber si son hipertensos o diabéticos”.

Dicho estudio se le puede hacer a cualquier persona, excepto las que utilicen marcapasos o estén embarazadas.

“El sistema maneja informes de cuánto tiene de colesterol, triglicéridos, principalmente cómo se encuentra ese paciente de la circulación, en el área cardiovascular; en la gastrointestinal me permite manejar si tiene un problema de colitis nerviosa, si existe alguna inflamación intestinal, si se encuentra algún problema de reflujo que esté provocando toda el problema en el estómago, cómo se encuentra el hígado, la vesícula”, dijo.

Dentro de los productos que maneja la tía Mech se encuentra el Urincol, el cual es un compuesto de plantas diuréticas totalmente enfocado al mal funcionamiento del sistema urinario, “el cual es eficaz y auxilia en problemas renales, mal de orín, inflamación de próstata, ayuda a eliminar el ácido úrico y colesterol”. 

Otro de ellos es el Regulax, un compuesto de plantas, específicamente para el hígado graso, vesícula biliar; “los síntomas más comunes para saber que se tiene que tomar este té son: paño, comezón en brazos y espalda, mal olor en la boca, mala digestión en algunos casos y sueño después de comer”.

Uno más de los compuestos es el Tigaste, el cual es especialmente para el sistema digestivo que refleje un mal funcionamiento debido al consumo de comidas grasosas e irritantes, al igual el ingerir bebidas gaseosas o del alto grado de alcohol, las cuales provocan gastritis, gases intestinales, colon irritado, entre otros síntomas.

Ovarimech es un compuesto de plantas para problemas del sistema reproductor de la mujer, en algunos casos provocado por un cambio hormonal, variación de peso o degenerativos, teniendo como resultado, dolores menstruales, sangrados abundantes, quistes y miomas, entre otros.

"Son 12 tratamientos de té que tenemos en existencia, donde los resultados se ven en algunas personas a la semana, otras a los 20 días, lo cual va a depender mucho de la absorción de cada persona, la dieta y fe que le empeña el enfermo”, concluyó.