Recorta Pemex 20% de personal en Oaxaca

Trabajadores de Pemex atienden un derrame de hidrocarburos

En seis años, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha visto reducir en al menos 20% la plantilla laboral en Oaxaca, al pasar de 7 mil 295 trabajadores en 2013 a 5 mil 827 empleados a abril de 2019, de acuerdo a sendas respuestas a solicitudes de información remitidas a través de la Plataforma Nacional de Transparencia en 2016 y apenas hace unos días.

La empresa productiva del Estado “achicó” su nómina en 1 mil 468 puestos de trabajo prácticamente durante el sexenio de Enrique Peña Nieto; en ese lapso perdió en Oaxaca una de cada 5 fuentes de trabajo, se desprende de los documentos.

Sólo en la refinería Antonio Dovalí Jaime de Salina Cruz, del cierre de diciembre de 2017 a abril de 2019 se perdieron 481 empleos activos, una reducción de 12.9%, con lo que se extravió uno de cada 8 puestos de trabajo en relación a 16 meses atrás, se desprende del informe en poder de NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca.

La refinería representaba 3 mil 726 empleos activos al cierre de 2017 y, para abril de 2019, tiene ya 3 mil 245 empleados en sus instalaciones de Salina Cruz.

En este año los trabajadores porteños de la Antonio Dovalí Jaime representan más de la mitad de los empleados petroleros en el estado de Oaxaca, el 55.7%. De ahí la importancia económica para el Istmo de Tehuantepec y para Oaxaca ya que cualquier recorte o modificación laboral en la refinería impacta severamente en la región.

Cd del Carmen, auge y ocaso

Guardadas las proporciones, esos casi mil 500 empleados de Pemex menos en Oaxaca han llegado a afectar el mercado laboral, sobre todo en el Istmo de Tehuantepec y concretamente en Salina Cruz, ciudad porteña que se mira en el espejo de Ciudad del Carmen, Campeche, isla en el golfo de México que, a principios de la década de los 70 contaba apenas 50 mil habitantes y, para 2016, año de la debacle petrolera, llegó a censar 5 veces más habitantes: 250 mil.

Hace 40 años, en 1971 el pescador Rudecindo Cantarell informó a Pemex que del fondo del mar, en la sonda de Campeche, brotaba una mancha de aceite.

La Sonda de Campeche fue el origen de grandes cambios económicos y sociales que marcaron a la isla, al estado y a la nación y llegó a contar 190 pozos en los campos petroleros Nohoch, Chac, Akal, Kutz, Ixtoc y Sihil.

Sin embargo, a finales de 2015 y en 2016 se desplomaron los precios de petróleo, se aplicó la reforma energética y el gobierno de Enrique Peña Nieto dejó de invertir, dictando, además, un recorte de 100 mil mdp; empresas con contratos con Pemex no soportaron el embate, quedaron endeudadas y despidieron a miles de petroleros.

Hoy, la perla del Pacífico, la capital del petróleo es casi una ciudad fantasma por la cantidad de desempleados y empresas cerradas.

De acuerdo a estadística en poder de NOTICIAS, a abril de este año el personal y técnicos sindicalizados de Pemex representan 92.5% de la plantilla laboral de la empresa productiva del estado en Oaxaca; el personal y técnicos de confianza tienen un peso de 7.5% en la nómina.

La relación en la entidad es de 12 empleados pertenecientes al Sindicato Nacional de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana por cada empleado de confianza.

En la refinería Antonio Dovalí Jaime Pemex se reportan 184 trabajadores de confianza en una relación de 1 por cada 17 plazas de la sección 38 del sindicato petrolero.

Trabajadores de confianza

Los puestos de confianza están asignados a oficinas administrativas de Pemex en Salina Cruz, Pemex, los servicios médicos, en la terminal marítima, la jefatura de sector, terminal de almacenamiento y reparto del puerto y la de la ciudad de Oaxaca; a la distribución de gas por ductos y a dependencias del corporativo en Salina Cruz y la refinería.

En contraposición, el segundo mayor centro de trabajo (por cifra de empleados) de Pemex en Oaxaca es la terminal de operación marítima y portuaria de Salina Cruz que, a abril de este año cuenta con 972 trabajadores, un crecimiento de 54 puestos de trabajo, 5.8% con respecto a diciembre de 2017 cuando sumaban 918 trabajadores, para 2018 tenía ya 962 y sumó 10 más en los primeros 4 meses de 2019.

La terminal marítima tiene instalados sus tanques de almacenamiento en los cerros cercanos y los depósitos contienen gasolinas, amoniaco, turbosinas y combustóleo que abastecen a estados de la costa del Pacífico desde Chiapas hasta Sonora y Sinaloa, además de despachar las exportaciones hacia la costa oeste de Estados Unidos y Asia.

Hospital de Pemex

El tercer mayor centro laboral son los servicios médicos y el Hospital de Pemex de Salina Cruz, con 577 empleados de 580 que tenía en 2017.

En Campeche en 2 años se perdieron más de 22 mil empleos formales, de acuerdo a reportes periodístico; muchos oaxaqueños laboraban o servían en Ciudad del Carmen o subían a las plataformas petroleras de la Sonda.

Un juchiteco puede dar cuenta de la debacle. José Abel Vásquez era soldado en Cotemar, una empresa dedicada a la prestación de servicios relacionados con el desarrollo de campos petroleros costa afuera, a través de embarcaciones especializadas.

Cotemar realiza el mantenimiento y rehabilitación de plataformas, opera plataformas semisumergibles, realiza servicios de alimentación y hospedaje y operaciones de apoyo para transporte y servicios especializados, pero también es cuestionada por tráfico de influencias, corrupción y por detentar jugosos contratos petroleros; es la segunda mayor extractora de crudo después de Pemex.

Vázquez no quiere regresar a Oaxaca pues allá ganaba entre 14 y 15 mil pesos al mes. En el campo juchiteco, si tiene suerte, apenas lograría 150 pesos diarios.