Campesinos del Istmo demandan pago de seguro agrícola

La sequía acabó con los cultivos agrícolas

TEHUANTEPEC, Oaxaca.- Productores de las diferentes comunidades de Tehuantepec, demandaron el pago del seguro contra siniestro agrícola 2018, por los daños provocados por la sequía.

Los campesinos señalaron que no han podido cobrar el seguro, aún cuando les aseguraron que el recurso ya está autorizado y era cuestión de días que se les entregara.

"Llevamos esperando más de un mes y no hemos visto ni un solo peso del recurso; la mayoría espera el apoyo para volver a sembrar", dijeron.

Ante la tardanza, los agricultores sospechan que exista un presunto desvío de recurso de parte de las dependencias estatal y municipal involucradas.

El campesino Isidro Pérez aseguró que como todos sus compañeros, fue engañado.

Indicó que desde hace mes y medio, sus representantes se reunieron con la presidenta municipal Vilma Martínez Cortés para abordar el tema.

La edil se comprometió con ellos a que en el transcurso de la semana saldría el pago, pues les hizo saber que las pláticas con la dependencia estatal estaban muy avanzadas.

Entre los inconformes se encuentran el presidente de Bienes Comunales de Lieza, Baldomero Garnica, y el de Santa Cruz Tagolaba, Joel Gutiérrez, quienes son presionados por las asambleas de sus comunidades para que en breve exijan se libere el recurso de los campesinos.

Los hombres del campo acusaron a Sofía Castro Ríos, titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura (Sedapa), de retener el recurso.

De igual manera, señalaron a la presidenta municipal Vilma Martínez de engañarlos al ofrecer su intervención para que el apoyo se entregue lo antes posible.

Sofía Castro les informó a los productores que el pago de los siniestros tardará más tiempo, ya que no es un compromiso que ella adquirió.

Los inconformes son campesinos procedentes de Santa Cruz Tagolaba, Lieza, Rincón Moreno, Morro Mazatán y Santa Gertrudis Miramar, entre otros.

Fueron afectados alrededor de 2 mil productores de la región con 10 mil hectáreas de cultivos de temporal, entre los que destacan el maíz, sorgo y ajonjolí, ya que desde hace varios años las lluvias no han sido benéficas para la zona.