Matan medusas la pesca istmeña

Ni esperanzas de capturar camarón u otra especie

JUCHITÁN, Oaxaca.- Las millones de medusas conocidas como “bola de cañón” (Stomolophus meleagris) han invadido las 55 mil hectáreas que abarcan la zona lagunar (superior e inferior) de Juchitán de Zaragoza, sumadas a la contaminación por la descarga de aguas residuales, han provocado una drástica caída hasta 85 por ciento en la producción pesquera.

Daños

Al menos 12 mil pescadores de los seis municipios que comparten la laguna: Santa María Xadani, Juchitán, San Dionisio del Mar, Unión Hidalgo, San Pedro Huilotepec y San Mateo del Mar sufren ya los estragos que han provocado también la falta de lluvias y el cierre de la bocabarra de San Francisco.

Los pescadores van perdiendo las esperanzas que al tirar la red tengan una buena captura “a veces sale para comer y pasar el día; pero oras no sacamos nada y perdemos por el gasto de la gasolina”.

La falta de producción ha obligado a los restauranteros de Playa Vicente, agencia municipal de Juchitán de Zaragoza, a comprar pescados y mariscosde Tamaulipas y Chiapas.

“Voy a comprarlo a Juchitán, ahí es otro poco más barato; yo ya vendí todo mi equipo de pesca”, señala Don Manuel.

Depredador voraz

El médico Horacio Domínguez Escalona, asesor técnico de la dirección de Pesca y Desarrollo Sustentable de gobierno municipal, señala que la medusa es uno de los factores responsables de la baja producción en la laguna, al alimentarse de larvas de camarón y huevecillos de peces, “es un depredador voraz”.

La medusa “bola de cañón” con 650 millones de años sobre el planeta tiene facilidad de adaptación a los cambios.

Común en el Pacifico mexicano, en el sistema lagunar de la región del Istmo se les han dado las condiciones para que prevalezcan durante todo el año; problema que fue detectado hace 10 años, adquiriendo niveles críticos desde el 2017, debido a la sequía.

Aguas negras: caldo de cultivo

Además -añade el especialista- la mala calidad del agua por las descargas de aguas residuales crudas (sin tratamiento) de los nueve municipios asentados en la cuenca del río Los Perros han creado un ambiente idóneo para la reproducción de la medusa o “aguamala”.

Las aguas negras de estos pueblos llevan a la laguna el nitrógeno de la orina y el nitrato en la descomposición del excremento humano que sirve de alimento a las medusas.

La falta de interacción de la laguna con el mar, debido al cierre de la bocabarra desde hace ocho años, agrava más la situación, pues el agua, prácticamente estancada, se va quedando sin vida, sin fauna marina.

Conflicto social y político

Un conflicto social con la comunidad de San Francisco del Mar, no ha permitido que la Conapesca, lleve a cabo el estudio de viabilidad y factibilidad de la apertura de la bocabarra.

Empero se necesitarían 200 millones de pesos para la apertura de la bocabarra, recursos que representa el presupuesto anual de la dependencia federal.

Buscan ayuda

La gravedad del problema ha obligado a los pescadores buscar el apoyo del Centro Regional de Investigación Pesquera en Salina Cruz (CRIP) para que intervenga con la emisión de un dictamen; sin embargo, el alto costo de un estudio, más de un millón de pesos, detiene la voluntad de los funcionarios de esa dependencia.

Usos de la medusa

Una de las razones por la cual es demandada y perseguida la medusa, es para la pesca y posterior exportación al continente asiático, donde se preparan como un exquisito manjar.

Además, las medusas también se persiguen para la extracción del colágeno que contienen, el cual puede ser utilizado para una variedad de aplicaciones, como la fabricación de cosméticos y de fármacos, que se emplean en el tratamiento de enfermedades, como la artritis reumatoide.

Los pescadores oaxaqueños saben que existen instancias como la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que no permitirían el aprovechamiento de la medusa, pues la contaminación del agua de la laguna es evidente.