Aumenta éxodo de niños migrantes

EXIGE UNICEF SOLUCIÓN
Agencia ReformaAgencia Reforma

La directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, expresó su preocupación por el incremento en el número de menores migrantes que cruzan el país

CIUDAD DE MÉXICO.- Al término de su visita oficial a México, la directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y la Adolescencia (Unicef), Henrietta Fore, expresó su preocupación por el incremento en el número de menores migrantes que cruzan el país.

Indicó que alrededor de 15 mil niños y adolescentes fueron registrados por las autoridades migratorias mexicanas entre enero y abril de este año, es decir, 130 al día, cifra 50 por ciento superior a la del mismo periodo de 2018.

La mayoría, advirtió en un comunicado, proviene de Honduras, Guatemala y El Salvador, países cuyas tasas de homicidio de adolescentes se encuentran entre las más altas del mundo.

Urgió a buscar soluciones integrales al fenómeno de la migración infantil y a encontrar alternativas a la detención de menores indocumentados.

"Un enfoque exitoso ante la crisis migratoria en Centroamérica requiere el compromiso y la coordinación de todos los países involucrados. Solo así podremos abordar colectivamente las causas fundamentales de la migración, identificar y defender futuras oportunidades para los niños y jóvenes, y defender los derechos de los menores en movimiento", señaló.

Fore expresó también su preocupación por las familias mexicanas que migran huyendo de la violencia.

"A principios de esta semana, en Tijuana, una joven madre me dijo que una pandilla violenta en su vecindario en Guerrero, había amenazando con matarla a ella y a su bebé a menos que les pagara dinero. Solo le quedaba una opción: huir al norte. En sus propias palabras: 'Quiero construir una vida en otro lugar. Si me quedo, me quitarán la vida'", relató.

Timan a migrantes

Más de 30 indígenas mayas de Guatemala, y sus hijos adolescentes, están varados en en Mexicali, Baja California sin saber qué hacer.

Cada uno pagó 3 mil 300 dólares para que un pollero los cruzara a Estados Unidos, con la promesa de que obtendrían el asilo en ese país.

En vez de eso, los asaltaron dos veces antes de ingresar a territorio estadounidense, fueron capturados por agentes de Migración; tuvieron una entrevista de cinco, y luego fueron retornados a Mexicali mediante el Programa de Protección a Migrantes.

Los guatemaltecos fueron citados en San Diego, California, en agosto, octubre, y en algunos casos hasta noviembre.

Cuentan que para migrar hipotecaron sus casas, terrenos, la siembra de maíz, o pidieron prestado.

Ahora, están en el albergue Alfa y Omega, bajo una carpa, muy lejos de su pueblo natal, San Pedro Soloma, al norte de Guatemala.