Cuenta maiz nativo con marca colectiva

UNESCOUNESCO

Buscan proteger y promover la conservación, aprovechamiento, producción y usos milenarios del maíz criollo.

Con la creación de la marca colectiva Milpaiz, que pertenece a la Asociación Promaiz Nativo, se busca facilitar el acceso de los pequeños agricultores de maíz nativo hacia nichos de mercado especializados de forma directa.


Además, se busca proteger y promover la conservación, aprovechamiento, producción y usos milenarios de este tipo de maíz, del cual existen aproximadamente 60 razas distribuidas en estados como Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Chiapas y el Estado de México.


El distintivo de esta marca colectiva será un sello-logotipo que portarán las etiquetas de los envases y productos de pequeños agricultores con menos de 5 hectáreas, y con la característica de que fueron producidos bajo métodos tradicionales y de manera histórica.


La Asociación Promaiz Nativo está integrada por 20 personas físicas y morales, entre las que destacan investigadores, académicos, asociaciones y grupos de productores así como integrantes de organizaciones no gubernamentales.


Enriqueta Molina, especialista en temas agropecuarios y de propiedad intelectual de Santamarina y Steta -firma que se encargó del desarrollo, acompañamiento y gestión legal para la integración y conformación de la marca- explicó que hay algunos chefs, por ejemplo, que han seguido de cerca el trabajo desarrollado con el maíz nativo, y son con quienes esperan tener los primeros acercamientos para la comercialización de la marca.


"Ya hay algunos chefs mexicanos de alta cocina que están utilizando algunos maíces mexicanos, como Enrique Olvera, que ha estado impulsando mucho este tipo de maíces.


"Pero un poco lo que buscaban era garantía de que efectivamente se trata de un maíz nativo y también una garantía de que la mayor parte del valor que uno pague se vaya realmente al productor, que no haya una serie de intermediarios", expuso.


Incluso, comentó Molina, también hay interés de exportar los productos de la marca Milpaiz hacia restaurantes mexicanos de alta especialidad ubicados en Estados Unidos.


"De manera más ambiciosa, digamos, lo que pretendemos es que ya cuando alguien consuma productos en algún restaurante abra el menú y venga ahí identificado 'este producto está elaborado con maíces de la marca Milpaiz'", dijo.


La marca colectiva que recién se logró registrar también pretende proteger los productos de la milpa, como el frijol, amaranto, haba, calabazas, chiles, quelites y tomates.


La intención es que cada vez se sumen más asociaciones y productores de diferentes estados del País para que haya más personas beneficiadas de la marca colectiva, que buscará tener un mayor nivel de industrialización de los productos.

#maiz#chiapas#UNESCO