INAH hará mapeo aéreo de ruta maya: tren podría retrasarse

AgenciasAgencias

LAS OBRAS DEL TREN MAYA proseguirán aunque surjan vestigios, y en caso de emerger "una estructura mayor", la ruta se modificará, aseguraron el INAH y el FONATUR.

La titular federal de Cultura, Alejandra Frausto, prometió preservar todo el patrimonio arqueológico, paleontológico, cultural, lingüístico y artístico que se encuentre en la ruta que recorrerá el Tren Maya, situado en cinco estados de México, que en un futuro buscaría la declaratoria como patrimonio mixto por parte de la Unesco.


Para lograrlo, dijo, se utilizará un mapeo con tecnología Lidar (Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging) para identificar los vestigios arqueológicos aún no visualizados, los rastros históricos, así como el legado artístico y cultural de la zona, y la posible apertura de tres zonas arqueológicas en Quintana Roo (como Ixacabal), en Campeche, Chiapas o Tabasco.


Así lo dijo ayer durante la firma de un convenio entre la Secretaría de Cultura (SC), el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).


En su oportunidad, Rogelio Jiménez Pons, titular de Fonatur, comentó que en los próximos días se lanzará la licitación para la realización de los trabajos del Tren Maya, lo cual determinará el monto que el INAH usará y aseguró que, de ser necesario, se cambiaría la ruta del tren. “La ruta utiliza derechos de vía en carreteras y líneas de alta tensión que ya cuentan con un trabajo previo del INAH. Sin embargo, de encontrar una estructura mayor... evidentemente el tren tendría que modificar su trayecto. Suponemos que no será necesario, pero si hubiera un descubrimiento importante, obviamente el tren tendría que hacer una modificación en su trazo y salvar ese espacio”, aseveró.


Por su parte, Diego Prieto, director del INAH, pidió la confianza ciudadana, “porque ya tenemos experiencia en este tipo de trabajos”, dijo. “No se preocupen, van a aparecer cosas; no sepreocupen, las obras se van a llevar adelante como ha sucedido siempre; con base en la Ley Federal de Monumentos y Zonas de Monumentos Arqueológicos, el INAH se hará cargo del resguardo, estudio y protección de los bienes arqueológicos, históricos y paleontológicos”.


Aclaró que el INAH no posee equipo Lidar, sino que se va a contratar, para lo cual se realizará una licitación pública, que sólo se requerirá un avión para revisar el trazo y que esa tecnología es confiable porque se usa desde hace más de una década.


También detalló que los gastos correrán a cargo de quienes realicen las obras públicas o privadas de infraestructura, para lo cual se estima el uso de 1% de la inversión total destinada al Tren Maya, que la mitad de ese presupuesto sería para estudios, salvamento y recuperación arqueológicos, y el resto para promoción cultural y mejoramiento de zonas arqueológicas ya existentes.


BUSCAN DECLARATORIA


Pedro Sánchez Nava, coordinador Nacional de Antropología del INAH, indicó que hay mil 709 sitios arqueológicos, considerando 15 km a cada lado del eje de trazo. Detalló que de éstos, 26 están abiertos al público y 20 más son visitados, aunque no han sido oficialmente abiertos. Y destacó la presencia de 24 cenotes con evidencia arqueológica, dos zonas de monumentos históricos y 10 museos del INAH.


“Considero que la riqueza de esta franja es una oportunidad de investigación importante (y) he pensado que este patrimonio perfectamente podría transitar a ser reconocido como patrimonio mixto, natural y cultural, por parte de la Unesco”, apuntó.


También aseguró que, dadas las características de las obras para el tren, “tendremos que ir adelantito de ellos para evitar retrasos en la obra”, y aclaró que el uso de Lidar no es una varita mágica que sustituya el trabajo a pie y destacó que la zona arqueológica de Calakmul se ubica a 60 km del trazo del Tren Maya, “aunque todavía desconocemos cómo será la incidencia del tren en este espacio, pero obviamente estaremos muy atentos”, dijo.

CUATRO MAPEOS


Alejandra Frausto detalló que la preservación se realizará en cuatro capas. La primera será el mapeo para detectar yacimientos arqueológicos que pudieran existir a lo largo y ancho de la ruta. “La tecnología Lidar permite una medición y detección de objetos mediante láser que revelan información fidedigna sobre lo que hay en el subsuelo sin causar daño alguno (al espacio explorado)... Seguramente encontraremos vestigios y será pertinente algún salvamento; será importante la formación de museos comunitarios”.


La segunda capa será un mapeo del patrimonio ferrocarrilero, que data del siglo XIX, “con algunos ramales (que) no se utilizarán, pero servirán como vías verdes o de avistamiento para aves”.


La tercera explorará la cultura viva de la zona y todas aquellas prácticas culturales locales que incluirán el arte popular y un mapa lingüístico detallado; y cerrará con la protección del legado artístico del siglo XX, que debe ser protegido, como la arquitectura, la obra artística y las expresiones contemporáneas que acompañarán a dicha infraestructura, concluyó

.
HAY MIL 709 VESTIGIOS ARQUEOLÓGICOS EN RUTA DEL TREN MAYA: INAH


El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) calculó que existen mil 709 vestigios arqueológicos a lo largo de la ruta del Tren Maya, por lo que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), encargado de la obra ferroviaria, no descartó modificaciones al trazado de las vías en caso de encontrase un sitio cultural importante.


Pedro Francisco Sánchez Nava, coordinador nacional de Antropología del INAH, informó que la documentación señala una serie de sitios con una riqueza patrimonial importante que deben ser cuidados e incluso investigados.


En algunos puntos del trayecto del Tren Maya hay oportunidades de investigación que pueden transitar a una propuesta para ser considerados como patrimonio mixto por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), dijo el especialista del INAH en una conferencia de prensa en conjunto con el director general del Fonatur, Rogelio Jiménez Pons.


Los mil 709 vestigios arqueológicos están ubicados en una franja de 15 kilómetros hacia cada lado de las vías férreas del Tren Maya, que tendrá una longitud de mil 525 kilómetros a través de los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.
Sánchez Nava explicó que existen otros sitios arqueológicos relevantes como Calakmul, en Campeche, y Palenque, en Chiapas. Sin embargo, en el caso particular de la zona arqueológica de Calakmul, el INAH desconoce cuál será la incidencia del Tren Maya en este punto arqueológico situado en Campeche.


El subdirector de Estudios y Proyectos del Tren Maya, Juan Javier Carrillo Sosa, dio a conocer que en la construcción del Tren Maya será utilizada una tecnología con la cual es posible detectar el número de árboles que serán afectados y los vestigios arqueológicos.
La tecnología Lidar (Light Detection and Ranging) genera un mapa para reconocer un terreno estudiado con base en un sistema láser y la cual ha sido utilizada en la construcción, por ejemplo, del Sistema de Transporte Colectivo Metropolitano (Metro) o en el estudio de la zona arqueológica de Tajín, Veracruz.


El director general del Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, aseguró que la licitación para la ingeniería básica de los siete tramos del Tren Maya, actualmente en proceso de asignación, establece uso del Lidar. Por ello, si el resultado del mapeo de esta tecnología detecta un sitio arqueológico relevante el trayecto será modificado.


“No dudamos que haya muchas cosas por encontrar, una estructura mayor, y tendrá que cambiar o modificarse el trazo para salvar ese espacio, pero con los antecedentes que existen creemos que no será necesario”, dijo Jiménez Pons.


Abundó que gran parte de la ruta del Tren Maya correrá por derechos de vía existentes y el INAH tiene un trabajo previo sobre los vestigios arqueológicos. Incluso con la modificación anunciada el lunes al trayecto del Tren Maya se tiene como precedente el Tren Transpeninsular, un proyecto ferroviario cancelado que iba a unir a Cancún, Quintana Roo con Mérida, Yucatán.

 

EL TREN MAYA VA: INAH


Las obras del Tren Maya proseguirán aunque surjan vestigios, y en caso de emerger "una estructura mayor", la ruta se modificará, aseguraron ayer los directores del INAH, Diego Prieto, y del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, en conferencia de prensa.


El anuncio se dio en el marco convenio de colaboración entre el Fonart y la Secretaría de Cultura, que prevé, entre otros puntos, que las empresas o entidades encargadas de la obra sufraguen las labores de recuperación de materiales arqueológicos, de acuerdo con la Ley de Monumentos.


Se estima que estas tareas requerirán recursos equivalentes al uno por ciento de la inversión total, unos mil 500 millones de pesos, como se había previsto en marzo (REFORMA, 25/03/2019).


Podrían además abrirse zonas arqueológicas en esta área, anticipó Prieto, entre ellas Ichkabal, en Quintana Roo, y evaluarían un par más en Campeche, Chiapas o Tabasco.


La mitad del referido uno por ciento será destinado al salvamento arqueológico y el resto lo invertirán en la promoción y el mejoramiento de las zonas involucradas, detalló el director del INAH, tras la conferencia.
"No se preocupen: van a aparecer cosas; no se preocupen: las obras se van a llevar adelante, como ha ocurrido siempre", aseguró el antropólogo.


"Siempre aparecerán objetos de diferente índole. Son miles de años de ocupación del ser humano en estos territorios, y si agregamos que al INAH se le encarga también el cuidado de los bienes paleontológicos, son decenas, centenares y millones de años que debemos recuperar y resguardar", dijo.


Recordó que el INAH ha acompañado diversas obras de infraestructura, como las del metro, de las que emergió la pirámide de Ehécatl en la estación Pino Suárez.


Para los estudios en la zona maya recurrirán a vuelos de teledetección óptica, conocidos como LIDAR, para obtener una topografía más detallada de los terrenos, informaron el coordinador de Arqueología del INAH, Pedro Francisco Sánchez Nava y Juan Javier Carrillo, Subdirector de Estudios y Proyectos del Tren Maya.


Al no disponer de un avión, esa tecnología deberá contratarse, aclaró Prieto, sin proporcionar cifras del costo que podría tener esta.


Frausto anunció además el acondicionamiento de vagones para que funjan como salas en movimiento, mientras que las estaciones históricas se reutilizarán para servicios culturales, información, tiendas de arte popular o cultura alimentaria.

 

CAMBIO DE RUTA DEL TREN MAYA DEJA FUERA DEL CIRCUITO A CANCÚN


La ruta conectaba la ciudad yucateca de Valladolid con Cancún y de ahí partía al sur, a Puerto Morelos, Playa del Carmen y Tulum.


Ahora, con el cambio, la vía irá de Valladolid a Tulum, con una estación intermedia en la comunidad de Cobá –donde hay una zona arqueológica–, y de Tulum se construirá un ramal hacia Cancún, informó Alejandro Varela Arellano, director jurídico del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).


Desde que Andrés Manuel López Obrador presentó el proyecto del Tren Maya como promesa de su campaña presidencial, indicó que el objetivo es llevar al turismo que llega a Cancún y la Riviera Maya al resto de la Península de Yucatán, pero ahora Cancún perderá su conexión directa hacia Yucatán.


Al participar el lunes en la Conferencia Bilateral de Infraestructura México-Estados Unidos, organizada por la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Varela Arellano aseguró que la modificación permitirá ahorros por 5,500 millones de pesos.
Además, la ruta del tren ya no utilizará la autopista Kantunil-Cancún, propiedad de la constructora ICA, con la cual Fonatur estaba en negociaciones.


“Estamos presentando de manera oficial el cambio de trazo, puede ser que posteriormente se haga otro ramal directo Valladolid-Cancún, si es que hay aforos. No tiene nada que ver la negociaicon (con ICA), sino con temas técnicos, económicos y de desarrollo social. No por conflictos en la negociación con la empresa”, comentó.


Anteriormente, el director general de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, había informado que negociaba con ICA el cambio de una parte de su concesión de la autopista Kantunil-Cancún para que fuera utilizada en un tramo por el Tren Maya.


En ese momento, precisó que la infraestructura ferroviaria requería 218 de los 241 kilómetros que tiene dicha carretera, y que incluso se podía acordar con la empresa que ella construyera el tramo Golfo 3 de la obra (de Valladolid a Cancún), de 268 kilómetros.


Sin embargo, Varela Arellano confirmó que se optó por un trazo alternativo, lo que ayudará a disminuir 55 kilómetros y un ahorro aproximado de 100 millones de pesos por kilómetro.


“Aumentamos una zona arqueológica que tendrá un desarrollo, que será la zona de Cobá, pero seremos muy cuidadosos con el patrimonio cultural tangible e intangible. Pero nos vamos a una zona de Quintana Roo con la frontera de Yucatán que necesita mucho desarrollo”, expresó.


Aclaró que con este cambio no se tienen problemas en los derechos de vías, ya existen carreteras estatal y federal, y líneas de alta tensión, aunque sí se llevarán a cabo estudios ambientales y de gestión social.


En total, añadió, serán siete licitaciones las que se realizarán para tramos de vía del Tren Maya, una para el sistema de comunicación del convoy, así como para la compra de locomotoras y para las estaciones.


Precisó que la concesión será para Fonatur y éste contratará a un experto operador de trenes; además, la firma que los construya podrá operar el transporte, mencionó.


Para este año se lanzarán las licitaciones del tramo Selva 1 Palenque-Tenosique-Escárcega, así como el de Golfo 1 Escárcega-Campeche y el de Golfo 2 Campeche-Mérida–Izamal.

#trenmaya#chiapas#INAH