Toman universidad de AMLO en Zaachila

Protesta de universitarios en Zaachila

Integrantes del Consejo Estudiantil de la Universidad para el Bienestar Benito Juárez García, en la Villa de Zaachila, viajaron junto con un asesor al Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina y El Caribe (Cefral) para pedir la destitución del coordinador de su plantel, Rafael Pérez Pacheco.

A la par, desde el lunes la plantilla estudiantil cerró las puertas de esa universidad, una de las diez que el presidente Andrés Manuel López Obrador impulsó en Oaxaca como parte de las cien que existen en el país.

La medida de protesta, explicó Sofía Itzel García Vásquez, una de las integrantes del Consejo Estudiantil y estudiante del cuarto semestre de esa universidad se encaminó a pedir el cambio de su coordinador, pero también de la subdirectora Carolina Romo Díaz.

Detalló que entre las inconformidades están las prolongadas ausencias de un mes o más por parte del coordinador, quien además ha contratado como profesores a sus alumnos de la maestría en el Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral (CIIDIR) Unidad Oaxaca.

Quieren una Universidad para el pueblo

Con mantas y cartulinas con consignas como “Lucho por una educación que nos enseñe a pensar y no por una educación que nos enseñe a obedecer”, “Que no se condicionen las becas”, “¡Ya me cansé de que ser estudiante sea más peligroso que ser delincuente!”, o “En defensa de una universidad del pueblo y para el pueblo”, el cierre se mantiene desde el lunes a las 6:00 horas.

Ese mismo día pernoctaron afuera de la universidad a donde acuden alrededor de 70 alumnos de cinco semestres diferentes que cursan la ingeniería en Agronomía y Agricultura, la única con la que opera.

“La Universidad es totalmente gratuita porque es un proyecto del presidente y quieren que estemos agradecidos con el coordinador, cuando él sólo asume un cargo”, abundó Itzel García.

En los volantes que difunden entre la población explican que la toma de la Universidad obedece a una defensa de un proyecto educativo que permita la existencia de un espacio de crecimiento personal y social, el cual diga no a la corrupción.

Lo anterior incluye “no permitir el nepotismo y tráfico de influencias, no utilizar la represión como mecanismo de control del estudiantado y el nombramiento de un coordinador comprometido en vez de ausente.