5 libros para recordar a José Saramago

José Saramago es considerado uno de los grandes de la literatura contemporánea por su habilidad de exponer realidades de la sociedad y enfrentar a sus lectores con autorreflexiones sobre sus propios miedos y fantasmas inherentes a su condición humana.

 

 

Hoy recordamos al Premio Nobel de Literatura en 1998 a través de cinco novelas de sus más de 30 obras que levantaron la crítica y los aplausos entre lectores.

1. Levantado del suelo

 

 

Publicada en 1980, narra la historia de las generaciones de campesinos portugueses explotados y sometidos por la injusticia, la violencia y el abuso de poder de parte del Estado y el clero.

Culmina con el triunfo de la Revolución de los Claveles, misma a la que se unió el escritor en vida.

 

2. Historia del cerco de Lisboa

 

Fue una de las novelas favoritas del autor, publicada en 1984 porque hace homenaje a una de sus plumas preferidas, el poeta Fernando Pessoa, cuyo espíritu encarna al protagonista, Ricardo Reis, que llega al puerto de Lisboa desde Brasil, después de un viaje de nueve meses en los que estalla la Guerra Civil Española y la época de las dictaduras fascistas se extiende a través de Europa, y que poco a poco abrirán paso a una nueva era de progreso a un costo altísimo de pobreza, miseria y escasez.

 

3. El evangelio según Jesucristo

Reconstruye la relación amorosa entre Jesús y María Magdalena, en una época en la que se consideraba adulterio que una mujer viviera con un hombre sin vínculos sagrados. Narra como Jesús, como cualquier otro hombre mortal, tenía miedos, pasiones, remordimientos y debilidades, como la de enamorarse.

 

4. El hombre duplicado

Tertuliano Máximo Afonso, insatisfecho con su propia vida y sumido en la depresión, se encuentra con un hombre idéntico a él, con quien no tiene ningún vínculo de sangre.

Expone el concepto de la falta de originalidad y replantea el significado de ‘individualismo’ en una sociedad masificada.

 

5. Las intermitencias de la muerte

 

 

Un país cuyo nombre no se menciona, pero donde sus habitantes de manera repentina e inexplicable, dejan de morir, lo que provoca una serie de conflictos en funerarias, pone en jaque las creencias de la iglesia, las compañías de seguro, los asilos, hospitales, las instituciones gubernamentales que ahora tienen que enfrentar una plaga de inmortalidad, una condición que si bien es venerada y mitificada por el hombre desde su aparición en la Tierra, lo enfrenta contra uno mismo y su sentido de existencia.