Paran camilleros del Hospital Civil de Oaxaca

Nadia AltamiranoNadia Altamirano

El Hospital Valdivieso siempre está saturado, los pacientes esperan en camillas que se desocupe una cama para ingresar al área de urgencias.

La demora de hasta dos años para reponer plazas por jubilación y defunción llevó a 30 camilleros del Hospital General doctor Aurelio Valdivieso a parar actividades desde ayer, cubriendo con un mínimo de personal las áreas críticas como urgencias.

"Estamos batallando", expresó la jefa de enfermeras del área de urgencias de Pediatría, Gabriela Moreno, mientras caminaba a la planta baja a llevar su hoja de pedido de medicamentos, actividad en la que auxilia la camillera adscrita a esa área.

Este personal se encarga de mover a pacientes y sus tanques de oxigeno, a inmovilizarlos o trasladarlos por las diferentes áreas del hospital cuando requieren algún estudio. En algunos casos, cuando hacen limpieza auxilian a mover las camas hospitalarias y a acomodar medicamentos "porque aunque ellos quisieran ayudarnos más, sus funciones no se lo permiten".

El secretario general de la Subsección 07 del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud (SNTSA), Alberto Vásquez San Germán, aseguró que son cinco las plazas de camilleros que desde 2017 se han acumulado, cuando el proceso para su reposición no debería demorar más de seis meses.

Faltan 50 plazas

Además de esas plazas, en total son alrededor de 50 las que se requieren en todo el hospital, al menos 24 enfermeras para la recién remodelada Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales que se puso en operación sin que fuera inaugurada, once neonatologos, tres de laboratorio, ocho en cocina y otras seis personas en lavado de material.

Recién comenzaron su protesta, los camilleros entablaron una reunión con personal directivo, sin que se lograra una solución.

El subdirector de fortalecimiento asistencial del hospital, Alejandro Echeverría Ramírez, precisó que son cuatro las plazas de camilleros que no se han asignado, dos de las cuales le corresponden al SNTSA, otra a las autoridades y una más todavía carece de dictamen.

De esas cuatro, sólo de una se tiene información que de una empezará a laborar en julio, pero del resto todavía no hay fecha ni indicaciones

Reconoció el problema que representa el paro de camilleros porque ayudan al traslado de pacientes, actividad que se cubrió con sólo seis personas que se dejaron para garantizar el servicio en áreas críticas porque “ellos mismos se organizaron”.

Calculó que el Hospital cuenta con una plantilla de cien camilleros y todavía faltan nueve plazas, “cinco ya se están viendo, pero faltarían todavía cuatro”, pero el problema es administrativo.

Otras plazas sin reposición

En otras áreas, como cocina y laboratorio suman al menos 20 plazas que deben reponerse porque el titular se jubiló o falleció. El Hospital cuenta con una plantilla total de mil 411 trabajadores y casi la mayor parte del tiempo está saturado de pacientes.

Este es el segundo paro que en el año enfrenta este hospital, el primero ocurrió en abril cuando médicos residentes protestaron por retrasos en el pago de su beca y la posibilidad de de reembolsar un bono de fin de año.

En febrero del año pasado el hospital se sumó a un paro generalizado que la Sección 35 del SNTSA realizó por más de un mes para evitar el despido de personal eventual y el retraso de pagos de salarios por carecer de un techo financiero, como lo evidenció el ex titular de los Servicios de Salud, Juan Díaz Pimentel.