Grupos distorsionan costumbres de Juchitán

Gerardo Valdivieso ParadaGerardo Valdivieso Parada

Piden que la presentación de Juchitán en los Lunes del Cerro muestre las auténticas costumbres

JUCHITÁN, Oaxaca.- Para el coreógrafo Manuel Arturo Velásquez Aguilar, la exclusión de la delegación de Juchitán para participar en la Guelaguetza, es el reflejo de que unos cuantos grupos de danza se han rolado la participación en el Cerro del Fortín, sin dejar intervenir a otros.

Detalló que desde principios de los años noventa se empezaron incorporar grupos de danza que iniciaron por montar coreografías, que a lo largo de estas tres décadas han llegado al grado de distorsionar las auténticas costumbres y tradiciones del municipio juchiteco.

Agregó que la participación a la Guelaguetza dejó de ser una acción espontánea de los integrantes de la sociedad, de niños, jóvenes, adultos y ancianos, en la llamada máxima fiesta.

Se redujo a un grupo de bailarines de “élite” que se han perpetuado en las delegaciones de cada año.

Además de ser un reducido número de grupos de danza que con el paso de los años creen que han adquirido el derecho exclusivo de participar en la Guelaguetza representando al pueblo de Juchitán. “Y que si no van ellos, no va nadie”.

Dijo que al contrario de otros pueblos en que se convoca a los grupos para elegir al mejor, o la delegación se compone de gente de la comunidad; en el caso de Juchitán, los grupos de danza se “pelean entre ellos” para decidir quién irá a representar a la ciudad zapoteca.

El maestro celebró que se haya dado oportunidad a una de las agencias de participar en la Guelaguetza para representar al municipio, porque Juchitán no se reduce a la cabecera y con su presentación se darán cuenta cuán distorsionadas han sido las últimas presentaciones en la Guelaguetza.

Velásquez Aguilar criticó la presentación coreográfica de los últimos grupos de danza que son plausibles y denotan el talento coreográfico de sus responsables, que bien pueden presentarse en cualquier escenario para satisfacer el ego de los coreógrafos juchitecos, pero no en el Lunes del Cerro.

Añadió que jamás se verá en una vela o en la infinidad de fiestas de Juchitán bailar como lo representan las últimas delegaciones en el Lunes del Cerro “alineadas las muchachas, todas parejitas, como si fuera el baile inventado de la Flor de Piña”.

Opinó que las presentaciones de Juchitán en la Guelaguetza debe mostrar cómo se baila realmente en Juchitán, “que cada quien baile el zapateado que quiera”. Además de abrirse a nuevos grupos y romper con el coto de poder de los actuales grupos que acaparan la participación en los Lunes del Cerro.