Ser padre, más que traer hijos al mundo

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

El arzobispo Pedro Vázquez Villalobos en la homilía de la misa dominical oficiada en la catedral de la Asunción, en ocasión del Día del Padre

El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos pidió ayer a Dios conceder sus bendiciones a los padres para que sean responsables y sobre todo, buenos educadores de sus hijos.

“Ser padre no es solamente traer hijos al mundo”, asentó.

Durante la homilía de la misa dominical oficiada en la catedral de la Asunción, en ocasión del Día del Padre, el mitrado sostuvo que la presencia de un hijo es una bendición de Dios para el padre, porque es el fruto del amor con la madre.

“Tú has colaborado con Dios, trayendo esas nuevas vidas al mundo. Un hijo es una bendición para ti, así míralo papá”, anotó.

Pero, observó que el padre no debe descuidar su responsabilidad en el hogar, porque está comprometido a acompañar al hijo en su crecimiento en la vida.

“Vive tu paternidad intensamente, ya que tú tienes que formar y educar a tú hijo en la casa”, apuntó.

Pues –subrayó–, “si no se trabaja la educación en la casa, en ninguna otra parte la recibirá, porque el centro de educación es su casa”.

Por esto, resaltó que el padre necesita convertirse verdaderamente en un educador de sus hijos y sembrar principios y valores desde pequeños con palabras, pero también con testimonios, porque no sirven las palabras huecas, sino las palabras vivas.

“Usted dirá a su hijo tenga paciencia y lo va a ver paciente, que tenga amor y lo va a ver amando, que no peleé y lo va a ver en armonía y en paz con todo el mundo, que sea justo y lo va a ver practicando la justicia, que hable con la verdad y no lo escuchará ninguna mentira, que esté lleno de Dios y lo va a ver llenándose de Dios, que sea trabajador y lo va a ver trabajando, que sea amigo y lo va a ver a usted como un amigo”, añadió.

Además, destacó que Dios concede toda la gracia necesitada por los padres, porque no está solo para ejercer la paternidad.

“Le tiene que pedir a Dios, señor ayúdame a ser padre, como tú eres padre. Así como tú me cuidas, yo cuido a mi hijo, tú me bendices, yo bendigo a mi hijo, tú me amas, yo amo a mi hijo, tú me proteges, yo protejo a mi hijo, tú me alimentas, yo alimento a mi hijo, tú me das el vestido, yo visto a mi hijo, tú me corriges, yo corrijo a mi hijo, tú me hablas con ternura y amor, y de esa forma le hablo a mi hijo, porque aprendo de ti que eres mi padre. Tú eres mi modelo de padre y yo trato de vivir como tú vives en relación conmigo”,

Vázquez Villalobos también solicitó a los padres ser buenos esposos, porque no se puede ser buen padre sino es un buen esposo.

“Sea un buen esposo y será un buen padre. Dios le va a ayudar papá”, terminó.