Incursión indígena en la iglesia es profética, dice cura

ArchivoArchivo

La presencia indígena es casi profética, dice un sacerdote del Istmo

La nueva presencia indígena en la Iglesia Católica constituye una interpelación profética, porque en ella se vive el evangelio de Jesucristo y sobre todo, plantea a todos la necesidad de una renovación profunda de las estructuras eclesiales de vida, misión, formación y ejercicio de los ministerios, afirmó el sacerdote Eleazar López Hernández, un indígena zapoteco del Istmo de Tehuantepec.

El presbítero, principal impulsor de la Teología India en América, sostuvo que si bien la Iglesia católica se esmera en plantear formas nuevas de vida y acción misionera como la ”nueva evangelización”, la “inculturación del evangelio” y el “diálogo interreligioso”, estas prácticas distan mucho de corresponder a los ideales planteados.

En América Latina –asentó–, la inculturación se entiende como propuesta eclesial de diálogo intercultural e interreligioso, donde se ofrendan bienes espirituales para enriquecimiento mutuo y se construyen futuros dignos para todos, donde se puede ser cristiano sin dejar de ser indígena.

Por eso, expuso que la inculturación debe hacerse a partir de lo mejor de la búsqueda humana de los pueblos indígenas, quienes son el Verbo de Dios sembrado en ellos.

Subrayó que la institución eclesiástica ha cambiado fundamentalmente la percepción del mundo religioso indígena, porque ahora existe un mayor aprecio por las manifestaciones de la religiosidad popular, mirándolas como “semillas del Verbo”.

Pues, las respuestas que se dan en la pastoral indígena “ya no son ocasionales o puramente individuales, sino institucionales y más permanentes. Y en ellas, los indígenas cada vez son tomados en cuenta como protagonistas y no sólo como beneficiarios”, añadió.

Además, destacó que la Iglesia Católica ha avanzado mucho en la inculturación, sobre todo, a nivel de documentos, aunque la práctica camina muy despacio.

“Desde la propuesta de inculturación la institución eclesiástica va construyendo con muchas dificultades la parte del puente que le corresponde, aunque los indígenas van acelerando la edificación de la otra parte del puente desde la teología india y desde los ministerios autóctonos”, anotó.

Observó que el encuentro entre los indígenas y la Iglesia Católica no siempre se ha caracterizado por el respeto a su identidad, pues no ha habido un lugar digno dentro de las estructuras eclesiales.

“Han tenido que renunciar a su identidad o a ocultarla debajo de muchas máscaras para poder ser aceptados”, apuntó.

Incluso, mencionó que los sacerdotes, pastores y religiosas indígenas han sido los más afectados “por esta especie de esquizofrenia”, provocada por una mala formación recibida en conventos y seminarios.

No obstante, el también integrante del equipo pastoral del Centro Nacional de Ayuda a las Misiones Indígenas (Cenami), dijo que en la Iglesia Católica Latinoamericana poco a poco empieza a ser realidad a nivel institucional, la reconciliación eclesiástica con los pueblos indígenas, quienes antes eran solamente acción profética de algunos de sus miembros.