"En guerra" y "Atardecer" iluminan OaxacaCine

"En guerra", la más reciente película de Stéphane Brizé, el director retrata la tensión, las negociaciones y las acciones por la defensa de cada puesto de trabajo.

En guerra (Francia, 2018), de Stéphan Brizé, es una película apasionante y excepcional en su ultra realismo social sobre la lucha de unos obreros amenazados por el cierre de su fábrica. Un retrato de la eterna lucha de los derechos laborales, en una Francia contemporánea. Será la primera función de esta tarde en OaxacaCine, en su ciclo de la 66 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional.

A las 20:00 horas se exhibirá Atardecer (Hungría-Francia, 2018), donde László Nemes retrata el final de un imperio, el austrohúngaro, y la chispa que provocó la Primera Guerra Mundial. El film nos habla de una joven en busca de su hermano y de sí misma, en la caótica Budapest de 1913.

En Atardecer, la joven Írisz Leiter llega a la capital con la esperanza de trabajar en la antigua tienda de sombreros de sus padres. Una vez ahí, descubre que tiene un hermano del que no sabía nada. Su empeño por encontrarlo la llevará a descubrir oscuros secretos mientras el país se prepara para la Gran Guerra.

Retomando el estilo visual de su primera película, László Nemes filma muy de cerca a su protagonista, con primeros planos de su rostro que acaparan la atención sobre la realidad circundante. El alboroto que reina en la ciudad y los personajes que Írisz va encontrando en sus caminatas, proyectan los miedos, las premoniciones de la guerra y el derrocamiento del Imperio austrohúngaro. Esta película obtuvo el Premio FIPRESCI, en la Muestra Internacional del Arte Cinematográfico, Venecia, Italia, 2018.

La lucha por los derechos laborales

Distribuida por Cine Caníbal, En guerra (Francia, 2018) de Stéphan Brizé se retrata que pese a las fructíferas ganancias del año y los sacrificios económicos que han hecho los empleados, la administración de Perrin Industrie decide cerrar la fábrica. Liderados por su portavoz Laurent Amédéo, 1100 trabajadores deciden luchar contra esta brutal decisión, haciendo todo lo posible para salvar sus empleos.

La más reciente película de Stéphan Brizé retrata la tensión, las negociaciones y las acciones por la defensa de cada puesto de trabajo. El intérprete y cineasta francés se apoya en el trabajo de su actor fetiche Vincent Lindon para mostrar la íntima y profunda convicción en la lucha de lo que actualmente a menudo es negado: un trabajo y un salario dignos.

Obtuvo la Placa de Plata al Mejor Guion de la Competencia Internacional, Festival Internacional de Cine de Chicago, 2018 y el Premio FIPRESCI, en el Festival de Cine Europeo de Palić, Serbia, en el 2018.