Entusiasma a empresarios un tercer lunes del cerro

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

El establecimiento de un tercer Lunes del Cerro, planteado por el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, es visto con buenos ojos por el sector empresarial y comercial de Oaxaca.

“La Guelaguetza es una fiesta que nosotros damos al turismo, y para todos es la oportunidad de poder tener ingresos y derrama económica”, señaló Esther Merino Badiola, presidenta de la Alianza Empresarial y Comercial de Oaxaca (AECO).

Por su parte, el consejero de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Oaxaca, Mario Cruz Escamirosa, indicó que establecer un día más de Guelaguetza no corrompe la tradición actual, dado que toda tradición, -dijo- se van formando y modificando con el tiempo.

“Lo vemos bien. La Guelaguetza es un espectáculo que ha atraído a mucha gente y que además de poner a Oaxaca en una posición muy importante a nivel mundial, también reactiva la actividad económica de la entidad, situación que es muy necesaria”, sostuvo.

Durante 2005, cuando la entonces secretaria de Turismo de Oaxaca, Beatriz Rodríguez Casanovas, impulsó las Guelaguetzas vespertinas, la medida fue criticada. “Valdría la pena ampliar la Guelaguetza, hacer un tercer lunes del cerro o los lunes de media noche”, indicó Merino Badiola.

Dentro de los pros enlistado por la líder de la AECO, está una mayor derrama económica para el estado a favor de todos los sectores involucrados con el turismo, como son las industrias restaurantera, la hotelera, el comercio establecidos, el sector artesanal, guías de turistas y transportistas.

Por otro lado, agregó, permitiría que más personas pudieran presenciar el espectáculo y aminorar la reventa. “Cada vez es más complicado obtener boletos, mucha gente fue a formarse desde el viernes por la tarde para obtener sus boletos a la una o dos de la tarde el día sábado”, señaló.

Otra ventaja, agregó, es que un mayor número de delegaciones podría asistir a la otrora rotonda de las azucenas y de esta manera evitar algunas de las inconformidades de las delegaciones, ya que cada año es mayor el número de solicitudes para participar en el homenaje racial.

“Las tradiciones y las costumbres, van cambiando. Si esto es un evento para que haya derrama económica no le veo un lado negativo”, declaró.

Fue en 1932 con motivo del 4to Centenario de la Elevación de Oaxaca al rango de ciudad, cuando se presentó pro primera vez la Guelaguetza pero en el mes de abril. Posteriormente la festividad fue evolucionando a lo largo de los años incluyendo la participación de nuevas delegaciones e incrementando el número de presentaciones.