Semaedeso sigue sin un ambientalista

Mientras no se concrete una política ambiental en Oaxaca, el relevo de José Luis Calvo Ziga en la Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (Semaedeso) por Samuel Gurrión Matías, no significa un cambio positivo.

Ambientalistas e integrantes de organizaciones no gubernamentales reconocieron que el nuevo titular de la dependencia tiene más experiencia, pero ésta se limita a su carrera política que lo ha llevado a ocupar curules en las cámaras local y federal, e incluso a competir por la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez, pero como ambientalista no tiene ningún antecedente.

Renuncia anunciada

Luego del escándalo por la contratación de Alianza Empresarial Larbin para manejar el relleno sanitario en la Villa de Zaachila, a pesar de que carecía de registro como proveedora en el Sistema de Administración Tributaria, los rumores de su remoción se volvieron constantes.

Manelik Olivera Martínez, consultor ambiental y asesor de Organización de la Sociedad Civil de México, consideró que más allá de su remoción, es importante que se lleve a cabo y concluya la investigación en torno a la adjudicación directa que le permitía a la empresa adjudicarse 11 millones de pesos.

“Era algo que ya se venía pidiendo desde hace muchos meses. Los rumores eran constantes, una serie de ambientalistas y organizaciones habían sugerido o pedido su renuncia”, opinó el director del Instituto de la Naturaleza y Sociedad Oaxaqueña (INSO), Juan José Consejo Dueñas.

Aunque el INSO no hizo la petición de manera formal, si se sumo a la persistencia exigencia de atender los temas ambientales.

“No es tanto la persona, sino que el Gobierno del Estado no parece estar interesado en el tema ambiental, porque una cosa es el discurso y otras las acciones concretas que no se ven con claridad”, abundó.

Pendientes

Entre los pendientes que deja Calvo Ziga destacan la sustitución del relleno sanitario en la Villa de Zaachila, la mala calidad del aire en la zona metropolitana, las invasiones en las Áreas Naturales Protegidas, la atención de las plagas en el arbolado urbano y el rescate de los ríos Salado y Atoyac.

En ese sentido, el presidente del Consejo de Organizaciones Ambientalistas de Oaxaca (COAO), Nazario García Ramírez criticó el relevo que se asemeja al cambio “de una planta ornamental”.

Y agregó: “Funcionarios van y vienen mientras nuestros recursos naturales se siguen acabando”, por eso “las decisiones se deben tomar con seriedad, no hay una política ambiental en el estado”.