Darán continuidad a trabajos en plantas de tratamiento de agua.

Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez

La ciudad más extensa, poblada y urbanizada del estado, y con todo y la riqueza de recursos naturales que la rodea, es complicado llevar el recurso agua a todos los habitantes.

La falta de mantenimiento y el desuso  de las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR)  en algunos municipios, ha generado que prácticamente se queden obsoletas e intervenirlas resultaría muy costoso

Tuxtla Gutiérrez es la ciudad más extensa, poblada y urbanizada del estado, y con todo y la riqueza de recursos naturales que la rodea, es complicado llevar el recurso agua a todos los habitantes. Ante una población siempre en aumento, el reto no es sencillo.
Para abastecer de agua potable a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, se aprovechan las aguas superficiales que afloran en la cuenca del río Sabinal, así como parte de los escurrimientos de los ríos Santo Domingo y Grijalva.


El abastecimiento de agua potable a la ciudad de Tuxtla Gutiérrez presenta serias deficiencias, a pesar de que se ubica en una zona de abundancia de agua, debido principalmente a la falta de infraestructura en las redes de conducción y de distribución, por lo que la distribución de agua se realiza con pipas.


Enfatizando que los parámetros de atención al rubro de agua potable y tratamiento de aguas residuales no está teniendo el enfoque prioritario que se requiere, el II Consejo Directivo del Colegio de Ingenieros Civiles de Tuxtla Gutiérrez se reunió con el experto en ingeniería ambiental, Gonzalo Manuel Herrera Canche, a fin de dar continuidad a los trabajos de valoración que el organismo profesional realiza en torno a la cuenca del río Grijalva.


En este encuentro de trabajo, se analizaron los datos recopilados luego de diversas visitas técnicas en Palenque, Catazajá, Chiapa de Corzo y Tuxtla Gutiérrez, en donde el experto nacional refirió que técnicamente, algunas de las plantas visitadas se encuentran en desuso y en ese caso, su promedio de duración es de apenas 10 años, por lo que destinar una inversión podría resultar más caro que pensar en una nueva infraestructura.


Destacó que cada planta debe ser construida con las características específicas para cada sitio, tomando en cuenta su tipo de suelo, contexto urbano y hasta social, así como destinarle recursos para operatividad y mantenimiento, cosa que no sucede en la actualidad.
Por su parte, el presidente del CIC de Tuxtla Gutiérrez, Miguel Ángel Hernández Alegría, enfatizó que es necesario que la reactivación de plantas de tratamiento no se realice al vapor, sino tras un análisis técnico.


En este sentido, dijo que el colegio ya ha comenzado a hacer ese análisis en la cuenca del río Grijalva, pero es necesario que las autoridades pertinentes establezcan las mesas de trabajo donde se tomen en cuenta los resultados que han encontrado.


Enfatizó que lo ideal sería que, a cargo de los profesionales del colegio, quedara la asesoría y en su caso, la ejecución de obras relativas al funcionamiento de plantas de tratamiento, pero para ello, es necesario que las autoridades tomen en cuenta la opinión especializada de este sector.


Al respecto, señaló que en este trabajo, deberá  incluirse dentro del costo de proyecto, el rubro de capacitación del personal que operará en la planta, lo cual plantea de alguna manera trabajo permanente en cada planta, sugiriendo que dicha capacitación se encuentre a cargo del doctor Gonzalo Herrera.

 

RESCATAR PLANTAS DE TRATAMIENTO  DE AGUAS RESIDUALES PODRÍA RESULTAR MÁS CARO


La falta de mantenimiento y el desuso  de las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR)  en algunos municipios, ha generado que prácticamente se queden obsoletas e intervenirlas resultaría muy costoso.


Gonzalo Manuel Herrera Canche, experto en ingeniería ambiental  indicó que lo más viable en algunos municipios donde se desatendió el tema, es más factible la construcción de nueva infraestructura.


Tras realizar visitas técnicas en los municipios de Palenque, Catazajá, Chiapa de Corzo y Tuxtla Gutiérrez, el experto mención que algunas de las PTAR tenían una vida útil de diez años, pero al no darles mantenimiento o no darles el uso adecuado terminaron por quedar infuncionales.


“Destinar una inversión sería más costos que invertir en una nueva infraestructura” comentó el ingeniero ambiental.


Por cada PTAR que se plantee construir en Chiapas debe tomar en cuenta las características del sitio, en las que se debe tomar en cuenta el tipo de suelo, así como el contexto ecológico, urbano y social.


“Resulta importante tomar en cuenta  que se deben etiquetar recursos para su  operatividad y mantenimiento pues en el mayor número de casos esa parte no se toma en cuenta en la entidad” detalló.


Lamentablemente al tema de agua potable, así como el  saneamiento de aguas residuales, dijo, no se les está dando el enfoque prioritario que se requiere.


Ante ese panorama, el presidente del Colegio de Ingenieros de Tuxtla Gutiérrez, Miguel Ángel Hernández Alegría, precisó que es necesario que la reactivación de las plantas de tratamiento no se realice al vapor, sino tras un análisis técnico.


El Colegio de Ingenieros Civiles, apuntó,  ha comenzado a hacer ese análisis en la cuenca del río Grijalva, sin embargo es necesario que las autoridades involucradas establezcan las mesas de trabajo donde se tomen en cuenta los resultados que han encontrado.


“Lo ideal sería que las asesorías estén a cargo de personal capacitado,  y en su caso la ejecución de obras relativas al funcionamiento de plantas de tratamiento, pero para ello, es necesario que las autoridades tomen en cuenta la opinión especializada de este sector” añadió.

 

Gonzalo Manuel Herrera Canche, experto en ingeniería ambiental  indicó que lo más viable en algunos municipios donde se desatendió el tema, es más factible la construcción de nueva infraestructura.

#agua#plantas#tratamiento#PTAR#tuxtla