Suspenden en el Istmo pesca por temporal

La pesca de especies de escama se suspendió por el temporal

SALINA CRUZ, Oaxaca.- El temporal de marea alta y la fuerte marejada que azota las costas oaxaqueñas, ha reducido la actividad pesquera desde el pasado sábado por la tarde.

Los pescadores de la agencia municipal de Ensenada La Ventosa comenzaron a percibir desde ese día los efectos de este fenómeno.

Algunos ya comenzaron a retirar sus artes de pesca que tenían dispuestas en el mar.

El fuerte oleaje impide que las trece lanchas que constituyen el patrimonio de la Sociedad Cooperativa Barra del Río de Tehuantepec, puedan hacerse a la mar.

Riesgos en el mar y en la playa

Este fenómeno constituye un riesgo para hacerse a la mar y al igual para arribar a la playa, golpeada por el fuerte oleaje y corroída en una enorme franja de arena.

Esta situación supone importantes pérdidas para el sector pesquero de esta localidad.

Al estar vigentes las vedas de ostión y tiburón, los alrededor de 52 socios activos de esta cooperativa se dedican a la pesca de escama con muchas precauciones.

De capturar alguna especie en veda, las sanciones son muy severas para los pescadores, mencionó Adolfo Ruiz Díaz, representante legal de dicha cooperativa.

Todavía hasta este domingo en las cercanías de la costa se observaban trasmayos de los pescadores, los cuales serán retirados en breve, advirtió.

Fuerte gasto por artes de pesca

Dijo que “la tumbazón” (corrientes marinas) es fuerte y destruye las artes de pesca, como ya ha sucedido en ocasiones anteriores.

Las artes de pesca son muy difíciles de recuperar y su reposición significa una nueva inversión para el gremio.

Comentó algunos de los precios de las artes de pesca. Dijo que una sola “paca” de cien metros de largo de red cuesta alrededor de mil 400 pesos; “el cabo” cuesta a 100 pesos por 8 kilogramos; la boya tiene un precio de 15 pesos y se requieren de 35 unidades; 10 kilogramos de plomo cuestan a 95 pesos y un ancla nueva cuesta 150 pesos, todo este equipo lo consiguen en tiendas locales.

Perder este material representa tener que pedir prestado para recuperarlo, lo que dificulta la actividad pesquera.

Oneroso gasto de combustible

A esto se agrega el gasto por combustible, que cada vez es menos subsidiado por Pemex, lamentó.

Tan sólo en el 2018 le entregaron a la cooperativa 2 mil litros, que se distribuyó de manera proporcional entre las 13 lanchas y 52 pescadores.

Aclaró que se ocupan alrededor de 50 litros diarios de combustible para salir a pescar.

Ante esta situación, algunos recurren a la captura de especies en la laguna, misma que ya se abrió en la “bocabarra”.

Pero como la captura es mínima, no les queda de otra que buscarle y esperar que mediante el diálogo la relación se componga con la empresa petrolera y el gobierno.

Ruiz Díaz aseguró que los pescadores son enemigos de los bloqueos como medida de presión.