Cumple 10 años aislamiento de Santa María del Mar

Gerardo Valdivieso ParadaGerardo Valdivieso Parada

La comunidad de Santa María del Mar reclama solución a su dramático aislamiento

JUCHITÁN, Oaxaca.- El parque Energía Eólica del Sur era originalmente un proyecto de la empresa española Preneal para instalarse en San Dionisio del Mar y Santa María del Mar; sin embargo para Santa María ha sido un calvario al perder oportunidad de desarrollo y condenada a un aislamiento por tierra que acumula diez años.

Firma del polémico contrato

Tras varias reuniones de los representantes de Eólica del Sur, que incluyó la llegada del presidente de Preneal, con las autoridades agrarias de Santa María del Mar se llegó a la firma del contrato, el 21 de julio de 2006 en Juchitán, con un pago inicial de 276 mil pesos, este incluía la renta anual por la reserva más IVA y 36 mil pesos como apoyo educativo.

Los representantes de Preneal en ese entonces eran el español Federico de la Pisa y Álvaro Velásquez, actual representante de Iberdrola; ellos debieron convencer a la mayoría de los comuneros y tuvieron una mínima oposición.

Oportunidad de desarrollo

En el contrato se determinó que, cuando el proyecto entrara en operación, pagarían a la comunidad 1.4 por ciento del total de ingresos brutos derivados de la generación de electricidad.

Además del pago anual por hectárea y de apoyo educativo, se agregó el pago de 4 mil pesos anuales por derecho de instalación y medición del viento de cada torre.

En caso de que la central llegara a construirse, la empresa se comprometió a instalar una planta desalinizadora de agua marina para dotar de agua potable a la población.

El 21 de octubre de 2009, con un modificatorio al contrato inicial, el pago de renta por las tierras reservadas aumentó a 126 pesos con 8.7 centavos por hectárea y la superficie se incrementó a 2 mil 261 hectáreas.

Se agudiza conflicto agrario

El otorgamiento del usufructo de más 2 mil hectáreas a Preneal agudizó el conflicto agrario que Santa María tenía con la comunidad de San Mateo del Mar por mil 450 hectáreas, pues parte de ellas estaban en el polígono del futuro parque.

San Mateo, cuya asamblea desde un principio rechazó los proyectos eólicos, mantiene bloqueado desde hace casi diez años el paso por tierra a Santa María del Mar, una de las agencias del municipio de Juchitán más marginadas, que quedó aislada y a la que sólo se puede llegar por mar.

Finalmente entre 2012 y 2013 se desataron las protestas de los llamados anteólicos en San Dionisio del Mar y la agencia Álvaro Obregón lo que puso fin al propósito de la empresa que compró el proyecto a Preneal, Mareña Renovables, para instalar el parque en la zona ikoots.

Esto terminó con los sueños de esta agencia de tener los beneficios de un desarrollo eólico. Ahora sufren por falta de agua potable cuando hubieran tenido una planta desaladora, y no cuenta con maestros, ya que los profesores desisten trasladarse por mar.