El lector furtivo| Antígona

Después de Edipo Rey, Antígona es la obra más famosa de Sófocles. Hoy en día conocemos reediciones literarias, representaciones y reinterpretaciones escénicas que se llevan a cabo de esta obra en todo el mundo. Antígona se ha considerado como un canto que expresa la lucha contra el poder tiránico,encarnado por Creonte y el derecho a la individualidad, enarbolado por Antígona, aunque tal interpretación puede ser reduccionista.

En la obra, Antígona se niega a dejar insepulto el cuerpo de su hermano Policines, quien se subleva contra Creonte, rey de Tebas y es muerto en batalla. Creonte considera al muerto como traidor a la ciudad y ha dispuesto como castigo a los traidores el no recibir sepultura.

Antígona por su parte cuenta con otros datos, ya que es voluntad de los dioses que todo muerto reciba las exequias correspondientes. Piadosa como es,apela a este mandato divino para dar sepultura a su hermano. La mujer es desoída por el rey, a pesar de los lazos que unen a ambos personajes (Antígona es sobrina de Creonte y prometida de su hijo Hemón).

Durante la obra escuchamos voces a favor y en contra de ambas posturas así podemos resumir que el conflicto central de Antígona es la lucha entre dos aspectos del derecho vigentes en Atenas: la autoridad del rey y la tradición religiosa, o dicho en otros términos la ley civil contra la ley divina. La obra explora artísticamente la irreductibilidad de estas dos posiciones morales.

Antígona, movida por el amor filial, sepulta clandestinamente a su hermano hasta en dos ocasiones, desafiando la autoridad de Creonte y haciéndose por ello merecedora de un castigo desmesurado: ser encerrada en una tumba hasta la muerte.

Al final Creonte, conminado por los demás personajes que interceden por la protagonista, reconsidera su actitud, pero es demasiado tarde: abren la tumba sólo para descubrir que Antígona se ha ahorcado. Al saber muerta a su amada,Hemón, hijo de Creonte, se atraviesa con una espada y Eurídice, esposa del rey se suicida tras conocer la noticia de la muerte de su hijo. La tragedia se consuma.

Sófocles considera a la familia y a la polis como aspectos integrales de la vida humana. Antígona expresa esta dicotomía, así como la necesidad de reconocer la estatura moral del contrario para la correcta gobernabilidad. La polis es la barca en la que se navega colectivamente, su destino es importante, pero también lo es el destino de cada uno de sus tripulantes, sus sentimientos y sus necesidades espirituales, así como su libertad.

Las problemáticas planteadas en las tragedias griegas conservan su vigencia porque supieron expresar los conflictos inherentes a la naturaleza humana. Siendo Grecia la madre de la cultura occidental podemos encontrar continuos paralelismos entre estos argumentos y nuestra sociedad. Las tragedias griegas forman también parte de nuestra propia formación cívica y moral, y nos sirven para reflexionar continuamente acerca de nuestra vida y nuestras instituciones.

[email protected]