Son feminicidios, los de Sol y Pamela

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

El Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca confirmó lo que desde hace meses ha exigido la periodista Soledad Jarquín sobre el asesinato violento de su hija María del Sol Cruz Jarquín y la regidora con licencia, Pamela Terán Pineda, que ambos casos sean considerados por la Fiscalía General de Justicia del Estado como feminicidios.

"Es positivo porque la Fiscalía debe hacer bien las cosas, se lo dijimos muchas veces", expresó Jarquín Edgar a propósito de la resolución que el pasado 31 de mayo emitió la Sala de Justicia Indígena y Quinta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Oaxaca.

De esta manera, la Fiscalía se obliga a capacitar y sancionar administrativa y penalmente a los Ministerios Públicos que iniciaron la investigación.

En la búsqueda de justicia que ha mantenido desde el 2 de junio de 2018 cuando su hija, la regidora Terán y el chófer Adelfo Guerra fueron asesinados en Juchitán de Zaragoza, la reciente resolución "es una muestra de lo que hemos planteado desde el principio sobre la investigación hecha por la Fiscalía, ésta se efectuó sin perspectiva de género", lo que influyó para que los asesinatos de ambas mujeres no fueran considerados como feminicidios ni en un contexto de violencia política.

En vez de ello, la Fiscalía ha descalificado los señalamientos y, posterior a la marcha fúnebres que el pasado sábado realizaron familiares y amistades de María del Sol, junto con feministas, defensoras de derechos humanos y organizaciones, se ha dicho a la prensa que han existido presiones diversas que manipulan información con objetivos personales, económicos, políticos o de otro tipo distintos al de la justicia, acusó Jarquín Edgar.

La dilación y omisiones en el caso han sido una constante, por lo que Jarquín Edgar ha insistido en denunciarlas.

Una muestra es que un año después del triple asesinato sólo una persona se vinculó a proceso apenas el pasado 2 de junio, ocho meses después de que un primer detenido fue liberado por fallas en la investigación.

Está pendiente ademas que la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales vincule la carpeta de investigación por probable delito electoral de los hermanos Francisco y Hageo Montero López, misma que está concluida desde agosto pasado.

Cuando María del Sol fue asesinada se encontraba en Juchitán de Zaragoza porque fue obligada por el ex titular de la Secretaría de Asuntos Indígenas, Francisco Montero, a cumplir con una comisión ilegal a favor de su hermano Hageo, candidato a presidente municipal de Juchitán.

En esa dependencia, la cual cambió de nombre por el de Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano, María del Sol se desempeñaba como jefa del Departamento de Comunicación Indígena e Intercultural, funciones que dejó de cumplir para apoyar con trabajos de fotografía y video la campaña política de Hageo Montero.

Pamela Terán, a quien acompañaba al momento del aesinato, integraba la planilla de Hageo Montero y era regidorq con licencia del municipio de Juchitán.