Pierde Chiapas 68 mil 236 hectáreas de selvas: GFW

Global Forest Watch. Global Forest Watch.

Inegi ha reconocido que la agricultura y el sobrepastoreo han sido otros de los principales factores de la pérdida de flora silvestre.

El Día mundial del medio ambiente 2019 insta a los gobiernos la industria las comunidades y a los individuos en todo el mundo a reducir la contaminación del aire fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972, coincidiendo con la primera cumbre mundial y en donde se abordó este tema a nivel global.
Chiapas cuenta con un total de 694 especies de aves que representan más del 60% del total de las especies conocidas en el país, así como 206 especies de mamíferos, 227 de reptiles, 95 de anfibios y más de 200 variedades de mariposas, por mencionar algunos.


La Selva Lacandona siendo el principal pulmón y guardiana de gran parte de la biodiversidad.


Para proteger las selvas y los bosques. Se promueve acciones encaminados al uso de energías verdes, principalmente de las que derivan de el viento, la radiación solar, entre otras.
La amplia riqueza de flora y fauna que posee el estado de Chiapas, han sido una razón fundamental para la promoción y aplicación de estrategias de cuidado y conservación, que han llevado a la entidad a consolidarse como un referente nacional en materia de cuidado del medio ambiente y protección a las especies.


Chiapas cuenta con 44 áreas naturales protegidas, federales y estatales, donde se resguardan más de un millón 300 mil hectáreas de bosques y selvas.
Para concretar acciones y ejecutar programas sustentables que inciden en la construcción de una cultura de preservación de las riquezas naturales, hasta hoy se han invertido en el estado más de dos mil 281 millones de pesos.
En lo que respecta a la Selva Lacandona, una de las regiones naturales más importantes del país y de Latinoamérica, se ha mantenido la aplicación del esquema de Pago por Servicios Ambientales en el que participan 17 mil chiapanecos en las acciones de protección y preservación; hasta el 2016 dicho programa recibió una inversión de 430 millones de pesos.


A lo largo de tres años, se ha logrado la restauración de más de 55 mil hectáreas forestales, con más de 50 millones de plantas.
Cabe mencionar que se propuso a los gobiernos y a las organizaciones del Sistema de las Naciones Unidas emprender actividades que reafirmen su preocupación por la protección y el mejoramiento del medio ambiente, cada año, un aproximado de 7 millones de personas en todo el planeta mueren de forma prematura a causa de la contaminación del aire más del 60 por ciento de los casos ocurre en la región de Asia y el pacífico.


Se estima que el 92 por ciento de los habitantes del mundo no respira aire limpio, y que la pululación por ozono a nivel del suelo reducirá el rendimiento de los cultivos básicos en un 26 por ciento para el 2030.
Este 2019 China será el anfitrión global del Día Mundial del Medio Ambiente, año dedicado a la lucha contra la contaminación del aire, debido a que esta nación se ha convertido en líder de acción climática con un creciente sector de energía limpia.

El país asiático poseen la mitad de los vehículos en los chicos del mundo y 99 por ciento de los autobuses eléctricos.

Según un nuevo informe de Naciones Unidas sobre la contaminación del aire en Asia y el pacífico la implementación de 25 políticas de tecnología en esa región podrían reducir hasta un 20 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono y 45 por ciento de las de metano, lo que evitará 0.3 grados de calentamiento global.


CHIAPAS PIERDE MÁS ÁRBOLES DE LOS QUE PLANTA


Chiapas planta entre 1.5 y dos millones de árboles anualmente, mientras que, el gobierno federal a través de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) siembra 15 millones en la entidad, informó Ricardo Hernández Sánchez, secretario de Medio Ambiente e Historia Natural (Semahn).


Es decir, cada año en Chiapas se planta en promedio un total de 17 millones de arboles, los cuales en su mayoría son palmas nativas y especies de clima tropical, distribuidos principalmente en Tuxtla Gutiérrez y la región Costa.
No obstante, la dirección del Fondo de Conservación El Triunfo (Foncet), reveló que durante el 2017 las Áreas Naturales Protegidas en Chiapas (ANP) presentaron dificultades para combatir la tala ilegal que se incrementa, debido a la falta de recursos para tener mayor vigilancia institucional y guardaparques que estén atentos a la problemática.


En tanto que en la Reserva de la Biosfera La Encrucijada, la pesca ya no es la misma que hace dos décadas, cuando en los sistemas lagunares era posible encontrar diversas especies, las cuales han ido desapareciendo a causa de la contaminación provocada por las minas y la tala ilegal de manglares.


Una de las principales causas de la tala ilegal está relacionada con la pobreza de las comunidades, empero, esta actividad acaba de a poco con los pulmones de Chiapas , aunado al actuar indolente de las autoridades ambientales que se hacen de la vista gorda para combatir este delito.


Mientras la Profepa sólo asegura 31 mil 493 metros cúbicos de madera, a nivel nacional en Chiapas se tala 10 veces más, lo cual hace evidente que la protección al ambiente no es real, pese a tener identificados los municipios donde este ilícito es una constante; la realidad es que no hay decomisos y no hay operativos que frenen el ecocidio.


Un artículo publicado por el ex titular de la Semarnat en Chiapas, Amado Ríos Valdéz, da cuenta del deterioro de los bosques y precisa que se tienen identificados a los municipios donde hay mayor saqueo, entre ellos: San Cristóbal de Las Casas, Huixtán, Teopisca, Altamirano, Las Margaritas, Ocosingo, Jitotol, Pueblo Nuevo Solistahuacán, así como las regiones Costa y Soconusco, las zonas que mayor explotación presentan.


EN UN AÑO MÉXICO PERDIÓ 274 MIL HECTÁREAS DE BOSQUES
La tasa de pérdida anual en bosques y selvas de México llegó a registrar una dramática disminución de 51 por ciento.
México se caracteriza a nivel mundial no sólo por su enigmática cultura, el mundo también ubica a nuestro país por su gran diversidad de flora y fauna, que le han ganado el apodo de “Cuerno de la abundancia”. A pesar de esta gran riqueza natural, el país atraviesa por un momento complicado en donde mares de basura, cielos grises por la contaminación y desinterés colectivo, imperan hoy en día.

Un ejemplo del daño que estamos haciendo a México lo dio la plataforma Global Forest Watch (GFW), la c

ual tiene registro que sólo en 2016 nuestro país perdió 274 mil 183 hectáreas de bosque, esto gracias al avance de la frontera ganadera y agrícola.
Estas cifras son preocupantes pues representan un aumento de casi 300 por ciento en la deforestación y a la vez difiere mucho de las 92 mil hectáreas anuales que en promedio registró el gobierno mexicano ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en el periodo de 2010 a 2015.


Según la misma FAO, la tasa de pérdida anual en bosques y selvas de México llegó a registrar una dramática disminución de 51 por ciento en el periodo de 1990 a 2015. De acuerdo con la publicación de la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales (FRA, por sus siglas en inglés), dada a conocer cada cinco años, en promedio perdimos en México 190 mil 400 hectáreas de bosque por año en el periodo 1990 a 2000. En el periodo de 2010 a 2015 registramos una perdida promedio de 91 mil 600 hectáreas.


Para dimensionar la perdida de estas zonas verdes tenemos que saber que México ocupa el onceavo lugar del mundo de los países con mayor superficie de bosques y selvas. Con estas cifras de GFW, nuestro país estaría regresando a tasas de deforestación similares a las reportadas en el periodo 2000-2005, cuando desaparecían 235 mil héctareas de superficie forestal al año.
Las 274 mil 183 hectáreas de bosque que perdió México en 2016, según GFW, equivalen a casi dos veces la superficie total de la Ciudad de México, que es de 149 mil 900 hectáreas o mil 499 kilómetros cuadrados, conforme a cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Sin embargo, el gobierno de México ha contado otra versión. El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Rafael Pacchiano, asegura que los datos con los que el gobierno de México evalúa esta situación provienen de la FAO y ellos tienen una perdida promedio de alrededor de 90 mil hectáreas, 184 mil menos que GFW. El problema con la versión del gobierno de México es que la Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales (FRA, por sus siglas en inglés) que ellos citan, elaborada por la FAO cada cinco años, toma como base los informes nacionales entregados por los propios gobiernos, siguiendo un formato y una metodología estandarizados.
Los datos recabados por Global Forest Watch establecen que las entidades con mayor pérdida de cobertura boscosa el año pasado fueron:

#ambientales#selva#chiapas#diamundial