Viguera desafía al río Salinas

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Las lluvias ya han ocasionado daños en la agencia municipal.

AGENCIA MUNICIPAL DE TRINIDAD DE VIGUERA.- La acción humana transformó el río Salinas, denominado así porque en su largo recorrido existen manantiales de agua salada, en un peligro para los habitantes de este lugar. La basura, las construcciones en la ribera del afluente, los arroyos convertidos en calles o caminos, la invasión del lecho, mantienen en la zozobra a la población esta temporada de lluvias.

En un recorrido de NOTICIAS, se constató que del cauce natural el río apenas tiene ahora tres o cuatro metros de ancho, cuando anteriormente era de seis a ocho metros; que su lecho está cubierto de arena, piedras, grava, basura y hierba; que las casas de algunos vecinos son ahora parte de la ribera y que el afluente no tiene más de un metro y medio de profundidad en algunas zonas, cuando por el mismo corren los torrentes que bajan de la parte alta de los cerros.

Además, que en el pueblo existen vados por los que gente cruza si mayor precaución y que es necesario construir al menos seis o siete puentes para garantizar la seguridad de los habitantes de la antigua hacienda de Trinidad de Viguera.

LAS DESGRACIAS

Dos cruces de hierro, una con la placa donde están inscritos los nombre de los seis cinco niños que perdieron la vida en el 2001, en el vado del paraje El Cerrito, al ser arrastrados por una fuerte corriente, dan testimonio del peligro al que se enfrentan los habitantes de la agencia municipal.

Lo grave es que, a pesar de la desgracia, la gente sigue cruzando los vados cuando existe el peligro de una caída sorpresiva de agua pluvial, por cualquier lluvia que se registre en la parte alta de Viguera, en los cerros.

El agente municipal, Francisco Hernández Benítez, comenta que también hace unos años las fuertes lluvias se llevaron el puente de acceso a la comunidad, “lo que puede volver a ocurrir si los habitantes no tomamos conciencia de que es necesario mantener limpio el río y los arroyos que cruzan por el pueblo”.

Asevera que las mismas personas se ponen en condición de vulnerabilidad porque no respetan el río y los arroyos. “Las lluvias en general afecta a quienes construyen por debajo del nivel de la calle, en las laderas o de plano dentro de los afluentes naturales, porque el agua busca su salida”.

El cauce de los ríos están anegados y es necesario desazolvarlos.

Trabajos de desazolve

Subraya que esta misma semana iniciarán el trabajo de desazolve del río Las Salinas para evitar cualquier desgracia, “pero también es necesario que los ciudadanos hagan su parte y no tieren basura en los afluentes”.

LA BASURA

El río, que en una longitud de aproximadamente kilómetro y medio cruza por la población, tiene el lecho cubierto también de hierba, que reduce su anchura hasta casi dos metros. La vegetación es tan espesa en algunos tramos que, cuando el agua baje con fuerza, toda esta vegetación se convertirá en una fuerte barrera que impedirá la libre corriente de la misma.

Hernández Benítez coincide que los trabajos de desazolve deben hacerse lo más rápido posible porque las primeras lluvias ya están cayendo y el afluente se encuentra prácticamente bloqueado.

“Ya solicité a las autoridades municipales de Oaxaca de Juárez la maquinaria necesaria para realizar el desazolve, por lo que confío en que pronto se hagan los trabajos a fin de evitar riesgos a la población”.

Además se observan construcciones que han invadido el afluente, reduciendo aún más el cauce y poniendo en peligro a los mismos habitantes. “Este señor tenía que haber dejado otro espacio de terreno para la ribera del río, porque cuando baje el agua se puede llevar todo”, expresa el agente en el paraje Caballetillo.

LOS PUENTES

Por su parte, el presidente de obras, Pedro Hernández Bautista, manifestó que también es necesario construir diversos puentes para apoyar a la población en la temporada de lluvias.

“La gente fue habitando toda esta zona a pesar de los vados, arroyos y ríos, por eso es que aquí tenemos puentes de madera, con tubos y concreto, pero necesitamos puentes en el acceso principal que se llevó el agua en años pasados, en los arcos, Salinas, Río Dulce, Cerrito, la Canoa y en los dos vados de la población”.

Manifiesta que ya han tenido desgracias que lamentar, “por lo que esperamos que las autoridades del municipio apoyen a Viguera con esta demanda de obra pública, porque es para dar seguridad a la población en temporada de lluvias”.