Reprueba app oaxaqueña 'Mujeres a Salvo'

Mujer a salvo, ineficiencia e ineficacia

La aplicación móvil Mujer a Salvo, puesta en marcha por la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca (SSPO) en marzo de este año, opera con muchas deficiencias que dejan en entredicho su efectividad.

Pensada como una herramienta de reacción inmediata contra la violencia de género, la app fue puesta a prueba por el Grupo de Estudios sobre la Mujer, Rosario Castellanos (GESMujer), y reprobó.

“Son bienvenidas todas las acciones e iniciativas que tienen como finalidad generar condiciones de seguridad para las mujeres, las jóvenes y las niñas en Oaxaca, sin embargo, consideramos que hay iniciativa a las que no se les da la oportunidad de hacer una valoración, continuidad en el tiempo”, señaló la presidenta del GESMujes Angelica Ayala.

Al ser un espacio en donde cotidianamente se atienden casos de violencia contra las mujeres, se hizo una prueba en donde una de las usuarias solicitó ayuda a través de la app. Una hora después, al no obtener respuesta, la usuaria habló de manera personal al 911 en donde le indicaron que la llamada a través de la app no estaba registrada.

Otras deficiencias notadas son que si bien la descarga es sencilla, sólo pueden utilizarla con datos, lo que de entrada discrimina a un sector de las mujeres que tienen teléfono, pero por cuestiones económicas no tienen un acceso permanente a red móvil.

“La iniciativa debe ser perfeccionada y generar estrategias factibles para la seguridad de las mujeres”, declaró.

En algunos casos, la app no funcionó de manera eficiente en la ubicación de los puntos establecidos como lugares seguros en caso de emergencia, además de que en otros casos hubo dificultades para tener acceso a la aplicación.

¿Horario de oficina?

De la misma manera, para las usuarias no queda claro si la aplicación tiene funcionamiento las 24 horas del día o sólo en horarios de oficina dado que los “puntos seguros” son inmuebles que albergan dependencias de gobierno.

“Es decir que, si yo salgo de noche, voy a una fiesta y camino a casa requiero de ayuda, ya no sería auxiliada porque generalmente el personal de gobierno deja de trabajar a partir de las ocho de la noche. ¿Qué certeza hay de que realmente vaya a ser ayudada?”, expuso Montserrat, una estudiante que instaló la app.

Con el incremento de la inseguridad para las mujeres, rapto, asaltos y acoso callejero, otras entidades del país también han desarrollado aplicaciones de apoyo. En la Ciudad de México, por ejemplo, utilizan “We Help!” la cual alerta a otros usuarios cercanos para ofrecer ayuda en situaciones de peligro.