Chiapas a punto de sufrir una crisis humanitaria en el tema migratorio

René AraujoRené Araujo

Aquellas imágenes de apoyo que se vieron durante las primeras caravanas de migrantes centroamericanos queda poco, ahora lo que se vive es un fenómeno de rechazo.

De no atenderse a tiempo, de manera integral y en las dimensiones  que amerita el fenómeno migratorio que pasa en  Chiapas se podría estar hablando en un corto tiempo de una crisis humanitaria, alertó el senador Emilio  Álvarez Icaza.
Aquellas imágenes de apoyo que se vieron durante las primeras caravanas de migrantes centroamericanos queda poco, ahora lo que se vive es un fenómeno de rechazo por parte de la población que incluso ha llegado a un tema de xenofobia, destacó.
"Y la respuesta que está dando el Gobierno Federal ante este tema es el  recorte de presupuesto al Instituto Nacional de Migración, el cual está rebasado, está colapsado y los brotes de xenofobia son cada vez mayor" indicó durante su participación en el Conversatorio Mujeres en las Migraciones y la Frontera Sur.
A las crisis migratorias por las  que han pasado los países centroamericanos, México siempre ha dado respuesta del tamaño de las circunstancias, sin embargo en esta ocasión es totalmente diferente pues la crisis es más grande en Centroamérica y México no ha podido  responder efectivamente.
A ellos se ha sumado otros factores que tienen que ver con el tema, uno de ellos es la campaña de xenofobia que ha lanzado el gobierno de Estados Unidos como tema de campaña, y otro factor es la política migratoria que ha implementado el Gobierno Federal.
Ante a falta de respuesta integral por parte del gobierno,es la sociedad civil la que ha entrado al quite, sobre todo  en el tema de los albergues, "y es a la sociedad  civil a la que ha dejado de apoyar el gobierno  federal " destacó.
"Los albergues están colapsados y el apoyo que se está dando a los migrantes viene de la sociedad civil, pues el gobierno no se está haciendo cargo de ello, no se está haciendo un pacto de emergencia para un trabajo con la sociedad civil que va a tomar Chiapas"  apuntó.
Por todo este fenómeno de falta de atención integral al fenómeno  migratorio, la población de Tapachula ha empezado a tornarse enojada con los migrantes centroamericanos y de la primera respuesta de apoyo  a la  primer caravana ahora sólo se puede notar una  lecturas de repudio, señaló.
"Muchos albergues ya están cerrados porque ya no caben  los migrantes y eso los obliga a comer en la calle, a dormir en la calle e incluso a fornicar en la calle. Todo eso ha causado enojo a la sociedad de Tapachula y un panorama de inseguridad" detalló.
"No es posible que en México  se empiece a dar los mismos mensajes de xenofobia, de lo que tanto hemos criticado para con nuestros connacionales en Estados Unidos" mencionó.
Para frenar esa situación es urgente una declaratoria de emergencia, de manera que llegue un debido presupuesto, se requiere además una acción de mucho mayor de atención que involucre a los tres niveles de gobierno, sobre todo en los municipios que tienen un primer contacto con la población migrante, añadió.

ALERTAN SATURACIÓN EN REFUGIOS
Por otra parte, el Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano alertó sobre el maltrato a migrantes en refugios de Chiapas.
En su informe, las 14 organizaciones involucradas aseguran que los diversos inmuebles instalados están saturados, por lo que las condiciones de higiene, salud y seguridad cada vez se deterioran más.
Por ejemplo, exponen, el campo número 1 ubicado en Mapastepec está al máximo, pero no hay información sobre las peticiones de visas humanitarias y hay poca presencia de autoridades de protección a la infancia, incluso han anunciado que los menores serán trasladados al DIF de Arriaga.


Frente a ese refugio se encuentra otro, no reconocido por las autoridades, donde sus residentes temporales no tienen acceso a ningún servicio.
"Las condiciones en el campo son extremadamente críticas, las temperaturas extremas y la falta de higiene provocan múltiples enfermedades entre la población, sobre todo infantil, que en general se encuentran en una situación de desnutrición en diferentes niveles", indica el Colectivo en su reporte de este viernes.


Mientras que en Tapachula, el Instituto Nacional de Migración anunció oficialmente el cierre de la oficina de regularización y el cese de la apertura de nuevos trámites, canalizando los procesos abiertos a Ciudad Hidalgo y Talismán.
Con ello, señala, miles de personas con diferentes perfiles se quedan sin poder regularizarse, entre éstos los que solicitaban estancia por razones humanitarias, personas refugiadas sin tarjeta, población establecida sin permiso de residencia o extracontinentales sin oficio de salida.


En la Estación Migratoria Siglo XXI, en Tapachula, hay más de mil 700 personas ingresadas, por lo que el sobrecupo es de un 200 por ciento.
Esto ha provocado no sólo malas condiciones sanitarias, también se han registrado enfrentamientos internos, donde un grupo de migrantes intentó provocar un incendio, lo que motivó la intervención de la Policía Federal, la cual agredió a los inconformes y robó pertenencias, según el reporte.


El Colectivo detalla que en el refugio de Huixtla están 60 migrantes y en el de Huehuetán otras 70, sin embargo, ambos sitios están acondicionados sólo para una capacidad máxima de 30 personas.
Las organizaciones consideran que la falta de claridad y lentitud del INM está provocando una negación en la práctica de acceso al derecho de asilo y a la protección internacional.
"Se intensifica el control migratorio en rutas y ciudades, y la detención migratoria es cada vez más violenta. Exigimos la reorientación estructural de la política migratoria y de refugio que evite nuevas crisis inminentes", demandan.
"Ante la crisis humanitaria, instamos al Gobierno federal a retomar el diálogo con el conjunto de las organizaciones defensoras de derechos humanos, y abrirse a la construcción colectiva de una política migratoria y de refugio que proteja a las personas".

#xenofobia#gobfederal#migración#chiapas#caravanas#centroamericanos