Lluvias, 60% por debajo del promedio

Comienza a preocupar la disminución del volumen de agua en la presa de Jalapa del Marqués

La mitad de la presa Benito Juárez en Jalapa del Márques se ha vaciado y, si la sequía se prolonga, en junio el nivel del embalse podría bajar al 30 por ciento, dejando ver las cúpulas del templo dominico que ahora todavía es cubierto por el agua.

El déficit de lluvias de entre el 50 y 60 por ciento en Oaxaca ha encendido los focos de alerta para la parte norte de la región del Istmo, pero también en la Mixteca.

En la segunda región, la presa Yosocuta ya reporta un nivel del 75 por ciento, cuando en temporadas de estiaje suele mantenerse entre el 80 o hasta el 90 por ciento.

Alarma

El jefe del área de meteorología del Organismo Pacífico Sur de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Julio Salazar Falfán, advirtió que en vez de haber recuperación de agua, las principales presas de uso agrícola y pesquero bajan su nivel por la falta de lluvias que oficialmente debieron iniciar el 15 de mayo.

Será hasta la segunda semana de junio cuando las precipitaciones pluviales pudieran establecerse en Oaxaca, pero todo puede variar

Si las lluvias se mantienen ausentes es por la presencia de los sistemas anticiclones que prevalecen en la zona de convergencia tropical, ese que oscila entre los 5 y 10 grados norte de latitud en la zona ecuatorial, que propicia que aumenten o disminuyan las lluvias en la parte centro sur y centro del territorio nacional.

“En este caso han disminuido las lluvias, pero en cuanto se empiezan a debilitar los sistemas anticiclónicos va a empezar a subir esta zona de convergencia hacia el Pacífico y se generen lluvias”, auguró.

Escasas y aisladas

Las lluvias que se presentaron incluso dos días antes del 15 de mayo fueron en zonas puntuales, sin generalizarse en todo el territorio oaxaqueño.

Ese déficit de precipitaciones se marca más el Istmo de Tehuantepec, con volúmenes entre 40 y 60 por ciento por debajo del promedio, sobre todo la primera quincena de mayo.

Algo similar ha ocurrido en la región de la Cuenca del Papaloapan donde la afluencia de humedad suele ser más alto. La ausencia de lluvias se presenta en la Cañada, la Mixteca y Valles Centrales, pero el impacto es menor porque suele llover menos.

Altas temperaturas

En vez de lluvia, la entidad sigue registrando altas temperaturas por periodos prolongados, pero sin rebasar los niveles históricos..

“La falta de lluvias hace que la temperatura sea más agresiva”, siendo San Juan Bautista Tuxtepec y Río Manzo, San Juan Lalana los lugares donde en abril y mayo se han registrado la temperatura más alta en Oaxaca durante el año: 44.5 grados centígrados.

Le sigue el municipio de Nejapa de Madero con 44 grados centígrados y para la ciudad de Oaxaca la temperatura máxima fue de 38.5 grados centígrados el pasado 18 de abril.

Mala calidad del aire

Salazar Falfán reconoció que el retraso de la temporada de lluvias que se podría establecer hasta la segunda semana del mes de junio tiene una repercusión en la mala calidad del aire.

“La lluvia limpiaría el aire. Como prácticamente no ha llovido, los contaminantes que generamos en la ciudad y otros municipios se van acumulando o suspendiendo en las primeras capas de la atmósfera”, reconoció.

Tan sólo entre la noche del lunes, las primeras horas de ayer y desde mediodía, el Índice Mundial de Calidad del Aire reportó hasta 168 partículas menores a 2.5 micrómetros (PM2.5), lo que hacía el aire insalubre para respirar.