Antes de morir espera encontrar a su hijo

DOCENTE LLEVA OCHO AÑOS DESAPARECIDO

Los desaparecidos de la Sección 22 del SNTE

La noche del 14 de mayo de 2011, el profesor Guadalupe Pérez Sánchez recibió una llamada a su teléfono celular y después de cruzar algunas palabras, salió de su domicilio en el municipio conurbado de Santa Cruz Xoxocotlán, para encontrarse con su interlocutor.

Abordó su vehículo, un Nissan Tsuru color guinda, rumbo al lugar convenido.

Al pasar las horas y no ver su regreso, sus hermanas se preocuparon y le llamaron en repetidas ocasiones, pero no tuvieron respuesta.

Desde ese momento, no se ha sabido nada de él y así se convirtió en uno más de los desaparecidos de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

“Llamaron poco antes de las doce de la noche, salió de la casa y hasta ahora ya no hemos sabido nada de él”, contó Inés Pérez Sánchez, hermana del desaparecido.

Son varios, los profesores de la Sección 22 del SNTE desaparecidos en los últimos años

Después de 72 horas, la familia presentó una denuncia penal en la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), pero el Ministerio Público no tomó tan en serio el reclamo de la familia.

“Me dijeron que a lo mejor por ahí andaba o que se había ido a los Estados Unidos e iba a regresar; no actuaron con responsabilidad”, señaló.

Hallan el auto

Incluso, la PGJE no se interesó por dar con el paradero del teléfono celular de la víctima, a pesar de haber estado activo ocho días, después de la desaparición.

“Yo le marcaba y no contestaba, eso lo reporté, pero la Procuraduría no hizo nada por encontrarlo, porque supuestamente no tenía el equipo para ello. En el rastreo del historial del teléfono que pudieron hacer, se encontró un mensaje en blanco de una compañera de trabajo de mi hermano y varias recargas que le hicieron”, apuntó.

Tampoco, la PGJE pudo dar con el paradero del vehículo, hasta siete años después, pero de manera fortuita.

En una reciente marcha, una sobrina del profesor desaparecido encabezó la protesta

“El año pasado, encontraron el coche en Sola de Vega, cuando supuestamente la policía estaba en búsqueda de armas, pero no pudieron detener a los dos que lo estaban usando, porque corrieron y no pudieron alcanzarlos”, agregó.

Aunque lo que más desaprueba la familia, es que la PGJE no ha seguido como móvil de la desaparición, la información proporcionada.

“Eso lo escuché, nadie me lo dijo. La esposa de uno de sus compañeros le hizo una llamada, para advertirle que otros dos compañeros le iban a poner una trampa, literal le dice ‘cuídate, te tienen preparada una trampa’. Eso ocurrió pocos días antes de su desaparición, pero no han investigado nada; hasta proporcioné el número de la persona que llamó”, anotó.

Otra las causas que ha retardado las pesquisas ha sido el constante cambio de agentes del Ministerio Público, encargados de la investigación.

“En todos estos años, cinco ministerios públicos han pasado; les he vuelto a decir sobre lo que escuché, pero nadie ha retomado esa información. Se pierden los avances y se tiene que empezar de nuevo”, añadió.

No obstante, uno de los tantos agentes del Ministerio Público que ha llevado la investigación, dio prácticamente por hecho que sabía quiénes eran los dos compañeros que iban a tender la trampa.

La profesora Inocencia Pérez Sánchez, hermana del desaparecido, reclamando en un mitin de la Sección 22 del SNTE, la indolencia de la dirigencia

“Cuando encontraron el teléfono celular, entre San Lorenzo Cacaotepec y Santa María Atzompa, me dijeron que por ahí vive uno de los supuestos compañeros, pero hasta ahí, no han hecho nada más”, refirió.

A pesar de todo esto, la familia aún tiene las esperanzas de encontrar con vida a Guadalupe, después de ocho años de su desaparición.

“De hecho, mi mamá, que ya es de edad avanzada, se mantiene con vida por la esperanza de verlo, de encontrarlo. Ha sido muy doloroso para todos, pero principalmente para ella. A veces, acude a las marchas porque cree que por ahí lo verá, pero lamentablemente no es así”, terminó.

"No más simulación"

Después de ocho años, la ahora Fiscalía General del Estado de Oaxaca (FGEO) prepara una diligencia con peritos en diferentes especializados, para la búsqueda y localización del profesor desaparecido.

El profesor Guadalupe Pérez Sánchez, desaparecido desde el 2011

“Si van a hacer una búsqueda, que no sea más simulación, que no engañen a mi familia, que sea verdadera, aunque sea ocho años después, porque no se imaginan el dolor y la incertidumbre que estamos pasando por su desaparición. Queremos ver hechos, porque no perdemos la esperanza de encontrarlo con vida”, afirmó otra de las hermanas de la víctima, Inocencia Pérez Sánchez, profesora de telesecundaria.

Aunque la familia también reprocha el desinterés de la dirigencia de la Sección 22 del SNTE para demandar al gobierno estatal y a la FGEO la presentación con vida de Guadalupe.

“Me atrevo a decirlo, porque si en ocho años la dirigencia no ha hecho nada, a estas alturas que se puede esperar. A lo mejor si desaparecen a unos de ellos o algún familiar, si hacen algo y convocan a una movilización o a una mesa de diálogo con el gobierno, para hacer presión. De nada sirve su discurso de unidad y compañerismo, porque no sienten el dolor ajeno”, afirmó.