Agave mezcalero apuntala la educación en plantel autosustentable en Zaachila

Giovanna MartínezGiovanna Martínez

Con el cultivo de plántulas de agave y su comercialización, estudiantes de la escuela Telesecundaria El manantial, Zaachila, construyen su escuela.

EL MANANTIAL, ZAACHILA, Oaxaca. -Antes de abrir los libros para iniciar las clases, los pequeños toman una cubeta y se dirigen hacia las reducidas parcelas en donde siembran plántulas de agave tobalá. Si algo tienen en claro los niños de la telesecundaria El Manantial, es que, para salir a flote, hay que adaptarse, crear sus medios y sembrar incluso en donde parece imposible la vida.

A las 07:30 joras el reloj indica que llegó la hora. Como si fueran hormiguitas rumbo al hormiguero, los menores avanzan sobre una de las calles polvorientas circundantes al tiradero municipal,ahí en donde diariamente vehículos de la capital y de municipios conurbados desechan miles de toneladas de basura que es un festín para zopilotes, moscas y perros desnutridos.

El lugar que hoy ocupa el plantel, no más de dos aulas de concreto y dos salones de lámina, hace sólo cinco años era una barranca, un lugar accidentado, una galera y una clave del Instituto Estatal de Educaciòn Pùblica de Oaxaca (IEEPO).

A sembrar

“Habíamos realizado gestiones y gestiones, caímos en el burocratismo hasta que entendimos que el gobierno no nos daría nada, fue así que decidimos comenzar con el proyecto de siembra de agave”, explica Xóchitl Aguilar, directora y fundadora del plantel.

La entonces naciente escuela se estableció para cubrir la demanda educativa de los adolescentes que habitan la zona donde se concentra a la población de mayor vulnerabilidad y marginación. La respuesta institucional a esa demanda fue la entrega de un pizarrón led y una impresora.

“La escuela estaba muy abandonada, tenía y tiene muchas necesidades, entonces se acordó emprender un proyecto para tener nuestros recursos y solventar lo que se requiere”, detalla Julio Bolaños Guizar profesor y creador del proyecto.

Él es originario del Infiernillo, municipio de San Antonio Huitepec. Desde hace 12 años su familia se dedica a la siembra de plántulas de agave las cuales comercializa con mezcaleros de Miahuatlán y Ocotlán. Aquella idea fue trasladada hacia el plantel que en este año comercializará 24 mil plántulas.

Un volado

La inversión de arranque fue puesta por el profesorado, era un proyecto a cara o cruz. Estaban conscientes del riesgo y decidieron tomarlo. Ese primer año la producción fue de 5 mil plantas.

Dignifican plantel

Además de recuperar la inversión, lograron dar arranque a la construcción de la barda perimetral, luego fue el muro de contención, más adelante además el uniforme deportivo para el alumnado, en este año además de las obras de infraestructura que continúan para la dignificación de la escuela, lograron pagar un viaje a las playas de Huatulco para los adolescentes, a manera de incentivar su labor.

El 100 por ciento de la población estudiantil que asiste al plantel son de familias de muy escasos recursos, y en el 80 por ciento de los casos la situación es más grave aún ya que sólo dependen del trabajo de las madres de familia, quienes se dan tiempo para realizar servicio comunitario en el cuidado de las plántulas.

IEEPO, ni sus luces

“Lo que habíamos visto es que no había apoyo de parte del IEEPO, entonces cuando se emprendió este proyecto los hicimos con gusto porque era en beneficio de nuestros hijos”, agrega Juan García, presidente del comité de padres y madres de familia de la telesecundaria.

Ante los resultados positivos, fue una de las familias que decidió replicar el proyecto en casa con miras a que sea una fuente de ingresos que le permita dejar el trabajo de albañilería pero continuar sosteniendo los gastos.

Para el trabajo en las parcelas hay días establecidos. Los miércoles les corresponden a quienes cursan el segundo grado. Dana Jiménez no duda en señalar su agrado ante el proyecto, pues si bien implica dedicar tiempo, también es retribuido. Uno de los objetivos es que durante el próximo ciclo escolar sea la escuela quien dote del material a cada estudiante.

La semilla

El lugar en donde iniciaron con el proyecto es una pequeña porción de tierra de no más de tres por cuatro metros. Ahora ocupan dos terrenos más en donde, además de cultivar y cuidar las plantas, también elaboran sus abonos y fertilizantes naturales para garantizar un agave cien por ciento orgánico.

El abono es realizado con los desechos orgánicos que cada familia genera en casa. De esta manera, las cáscaras de frutas o verduras, se mezclan con ceniza, yocuela y otros elementos para crear un abono rico en nutrientes. Para evitar las plagas no hay nada mejor que una mezcla de distintos chiles.

Una vez logradas, las plantas son vendidas con el apoyo de Sinkanda Solidaridad Internacional Kanda, organización de la sociedad civil que desde hace varios años trabaja en la zona del tiradero municipal con distintos proyectos que buscan fortalecer la vinculaciòn escuela -comunidad.

Además, el proyecto de escuela autosustentable cuenta con el apoyo de la organización SACRED Agave de Chicago, que permite a maestros mezcaleros locales adquirir la plántula de la telesecundaria.

Ante el proyecto, el IEEPO ha destinado a personal de apoyo al proyecto de escuela autosustentable.

Para mayor información o comprar agaves, pueden comunicarse al teléfono 9511693088 o través de la cuenta en Facebook Escuela Telesecundaria el Manantial