Alejandra Frausto aclaró que el concierto dado en Bellas Artes no fue un evento religioso

La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, aseguró que los espacios culturales del Estado mexicano tienen como función garantizar el acceso a la cultura sin discriminación alguna.

Durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, aclaró que con respecto al evento realizado el pasado 15 de mayo en el Palacio de Bellas Artes, este recinto fue solicitado en tiempo y forma por el senador Rogelio Zamora Guzmán, para llevar a cabo una representación artística y musical.

El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) verificó la calidad artística del programa que se presentaría, tanto de los ejecutantes como de la Orquesta Filarmónica de la Secretaría de Marina, conforme al reglamento del Palacio de Bellas Artes y la Ley General de Bienes Culturales.

 

 

Alejandra Frausto señaló que si bien el senador quería realizar un homenaje al señor Naasón Joaquín García, representante de la iglesia de la Luz del Mundo, le fue negado de conformidad con la reglamentación del Palacio de Bellas Artes.

Por ello, dijo, “no hubo ningún homenaje ni ningún evento religioso de culto alguno. Se llevó a cabo el concierto en tiempo y forma”.

Sin embargo, la secretaria de Cultura indicó que instruyó a la directora del INBAL, Lucina Jiménez, para suspender temporalmente cualquier evento privado en ese recinto, hasta que sean revisados claramente los protocolos y se actualice su reglamento en caso de ser necesario, el cual actualmente considera el respeto a nuestro marco jurídico y al Estado laico.

Asimismo, se dio vista al Órgano Interno de Control para que revise si algún servidor público incurrió en alguna falta y atender los cuestionamientos de la opinión pública.

La Secretaría de Cultura, precisó, “refrenda el respeto al Estado laico, a nuestra diversidad cultural, a hacer una política de cultura cien por ciento incluyente, donde nadie quede atrás, donde no exista la discriminación y exista el reconocimiento a la diversidad cultural”.

Este es un gobierno que defiende las libertades, por lo que no se perseguirá a nadie por sus ideas y sus prácticas, toda vez que la cultura es el espacio de diálogo donde nos encontramos todos “y debe servirnos para avanzar en esta transformación y en alcanzar la paz”.

Previamente, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió respeto “aunque no se piense lo mismo, aunque no tengamos la misma religión, aunque no tengamos la misma cultura, ya basta de hipocresías, vamos a actuar con autenticidad”.