Advierten colapso en albergues migrantes por falta de presupuesto

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Los recortes presupuestales de la Federación a los programas de atención a población migrante, podrían generar una crisis humanitaria en los albergues que reciben a niñas, niños y adolescentes, tanto los de origen centroamericano en su paso por la entidad, como los de origen oaxaqueño que se están en estados fronterizos, tras haber sido deportados de Estados Unidos en su intento por reunirse con sus familiares.

“Los albergues están a tope, no vamos a poder atender y no es un asunto de evadir la responsabilidad del estado, es una realidad, mientras se hacen gestiones para atender a esta población en situación de vulnerabilidad, los recortes vienen de manera indiscriminada. Son insuficientes los centros de atención, son inexistentes los centros de migración en donde pueden estar niñas, niños y adolescentes no acompañados”, advirtió María del Rosario Villalobos Rueda, Secretaria Ejecutiva del Sistema Local de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Oaxaca.

Lo señalado por Villalobos Rueda fue confirmado por la titular del Instituto Oaxaqueño de Atención al Migrante (IOAM), Aída Ruiz García, así como por Sonia Medina Pontaza, Directora de Prevención y Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes.

Al plantear la situación actual, Ruiz García, indicó que en diciembre de 2018 las oficinas de atención al migrante acudieron a la Cámara Federal de diputados para reunirse con la presidenta de la comisión debido a la desaparición del Fondo de Apoyo a Migrantes que era destinado para la atención a los migrantes en retorno que venían de Estados Unidos. Con parte de ese recurso se atendían las necesidades en los albergues para la atención de niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados, principalmente en la ayuda económica para el traslado de regreso a su lugar de origen.

Hasta el momento, señaló, hay niñas, niños y adolescentes migrantes que viajaban sin la compañía de un adulto, en albergues fronterizos a los cuales no se les ha podido retornar.

Por otro lado, agregó, el programa Jornaleros Agrícolas desapareció en el presupuesto del 2019, recurso que era manejado por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). A través de éste se otorgaba un seguro de vida a quienes migraban a trabajar en el norte y noreste del país en los campos agrícolas, adicionalmente se le otorgaba una cantidad económica a la familia para sostener sus gastos durante la primera quincena en tanto cobraban su trabajo.

Lo mismo la Sedesol otorgaba un estímulo para que las y los niños continuaran sus estudios a través del Conafe, tanto en su comunidad de origen como en los campos agrícolas. El estímulo era de alguna manera la aportación de la niñez a la familia. Eliminado el incentivo, el índice de deserción escolar creció.

El recorte de recursos, también impactó en la capacidad del gobierno del estado para responder a la atención de niñas, niños y adolescentes centroamericanos que están en el albergue del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Oaxaca.

Sonia Medina Pontaza, Directora de Prevención y Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes precisó que durante el 2018 fueron otorgados 900 mil pesos para la atención de la niñez migrante tanto centroamericana como de Oaxaca.

“No va a haber dinero que nos alcance, es por ello que estamos en esta demanda con el gobierno federal, que observe que no es una invención nuestra, que los migrantes están ahí y nuestros recursos no dan”, declaró Villalobos Rueda