Protestan vecinos por desagüe clandestino

JUCHITÁN, Oaxaca.- Vecinos de la colonia Mártires 31 de Julio y un grupo de mototaxistas que realizaban un tequio, descubrieron la mañana de este domingo una manguera enterrada que proviene de una clínica de hemodiálisis y descarga de manera clandestina un líquido pestilente a un canal de riego.

Los transportistas y los habitantes de la zona, participaban en el tequio a orillas del canal de riego, cuando en forma repentina un machetazo cortó una manguera negra enterrada, de la cual -según los denunciantes- empezó a emanar un líquido pestilente.

Localizan el origen de la manguera

Los inconformes empezaron a desenterrar la manguera para averigüar de dónde provenía y presumiblemente tiene su origen en la clínica Unidad Médica Renal Chapultepec de Hemodiálisis.

Esta situación generó molestia entre los vecinos y demás personas que se encontraban en el lugar, ya que en dicho lugar se lleva a cabo la transfusión de sangre, la hemodiálisis y otros procedimientos médicos, por lo cual presumen que la manguera sirve como desagüe de residuos sanguíneos y otras sustancias altamente tóxicas para la salud.

Los moradores comentaron que ese canal aún es utilizado como balnerario en días calurosos por personas de las colonias Mártires 31 de Julio, Luis Donaldo Colosio, Lorenza Santiago y Adolfo C. Gurrión, así como de la Cuarta y Séptima Sección, entre otras.

Ante la denuncia ciudadana, arribaron al lugar los elementos de la Policía Municipal, quienes corroboraron la procedencia de la citada manguera.

En su presencia, los vecinos comenzaron a escarbar para desenterrar la manguera, cruzaron el Periférico hasta llegar a la Clínica de Hemodiálisis, cuyo personal no dio la cara en esos momentos.

Intervienen el edil y su cabildo

Minutos después arribó el propio presidente municipal de esta ciudad, Emilio Montero López, quien junto con su cabildo, ingresó al establecimiento médico para indagar la situación y encontraron varias anomalías.

En esos momentos no se pudo confirmar si se trata de residuos tóxicos o sangre lo que se descarga, pues presumiblemente en forma rápida, uno de los empleados de la Clínica logró limpiar la manguera utilizando una bomba con agua. 

De pronto, llegó el dueño de la Clínica, quien molesto por esta situación, no quiso dar declaraciones.

Sólo indicó que extraen agua del canal de riego, lo que los propios vecinos descartaron, ya que dicho establecimiento cuenta con su propio pozo de agua.

“En ese lugar, por las noches siempre huele mal. Ahora sabemos cuál es la razón de ese olor pestilente”, comentaron los vecinos, quienes a partir de ahora estarán más alertas de este tipo de hechos.