Avala Tren Maya bastión Zapatista

OCOSINGO, Chiapas 18-May-2019 .-Andrés Manuel López Obrador salió sin broncas de Ocosingo, antaño fuerte reducto del zapatismo, cuya oposición al Tren Maya ha quedado de manifiesto desde que el tabasqueño pidiera permiso a la Tierra para dar cuerpo a ese polémico proyecto.

Cientos de ejidatarios aguantaron el solazo de las tres para recibir al mandatario. Un puñado de lacandones escuchó el mensaje presidencial y no protestó. Tampoco la gente de Nuevo Francisco León, asentada a unas dos horas y media de Palenque, ávida de oportunidades para medio sobrevivir en una región áspera y apartada.

Chozas de madera y techos de aluminio es la cara del ejido. Los niños corren descalzos. Los ancianos se echan a las hamacas y las mujeres venden mangos a la orilla de la carretera. La ganadería medio saca a flote a la comunidad.

"Yo soy originario de Tabasco, pero mis padres se mudaron, se vinieron a Palenque, a la estación del ferrocarril, a Pakal Ná, cuando yo estaba estudiando en la Ciudad de México. Todavía existía el tren de pasajeros de la Ciudad de México a Palenque, hasta Mérida. Por eso, ahora, de nuevo va a haber tren de pasajeros, el Tren Maya, que los gobiernos posteriores lo cancelaron, como acabaron con muchas cosas con la política privatizadora", advirtió.

El Presidente recordó que solía viajar de noche en tren. "Salía yo a las 8 de la noche de la Ciudad de México, y al día siguiente a las 8 de la noche estaba yo en Pakal Ná", dijo.

Por voz del Comandante Moisés, el 1 de enero de este año el EZNL había alzado la voz para fustigar la "simulación" de López Obrador a la hora de pedir permiso a la Madre Tierra para echar andar el Tren Maya. "No vamos a permitir la destrucción de nuestras tierras", advirtió Moisés.

A bordo de su camioneta, empapado en sudor, el Presidente aseguró ayer que respetaba la oposición zapatista al proyecto. "Están en su derecho de expresarse, eso es lo que pienso", dijo escueto.

Originaria de Ocosingo, María Luisa Albores, secretaria del Bienestar, coincidió con su jefe. "Cada uno está en la posición de lo que quiera decir y comentar. Si ellos se oponen, está bien", consideró.

--¿Ve alguna dificultad para echarlo a andar?

--No creo porque muchas comunidades, lo que requieren es algo viable económicamente.

Andrés Manuel López Obrador salió de Ocosingo sin raspón alguno, de regreso a Palenque, para pernoctar en su finca La Chingada.