Contaminación domina consulta indígena en el Istmo

En Santiago Laollaga se efecturaron la consulta Indígena para el Programa Nacional de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec

SANTIAGO LAOLLAGA, Oaxaca.- Este sábado se culminó con la última fase de la Consulta Indígena para el Programa Nacional de Desarrollo del Istmo de Tehuantepec en las instalaciones del Centro Coordinador de los Pueblos Indígenas con tres mesas de trabajo.

Dentro del Programa Regional se escucharon las voces que opinaron sobre el desarrollo regional, de las necesidades de los pueblos, qué se entiende por desarrollo de parte de las comunidades.

En una segunda mesa se recibieron propuestas en donde las comunidades harán sus peticiones de obras y necesidades, como agua potable, centro de salud, escuelas, carreteras.

Una tercera mesa fue presidida por representantes de la Procuraduría Agraria, secretarías de Gobernación y de Hacienda, en donde se platearon problemas agrarios de la comunidades y los incumplimientos de las empresas eólicas.

Entre las solicitudes y problemas planteados se entregó un estudio preliminar sobre la contaminación de la Cuenca de río Los Perros y las carga de contaminación de aguas residuales a las lagunas Superior e Inferior entregada por el director de Desarrollo Rural Sustentable de Juchitán, José Díaz Pineda.

El funcionarios aseguró que aproximadamente 50 toneladas de desperdicios humanos se descargan a lo largo del río Los Perros que van a dar a las lagunas, sin tomar en cuenta los contaminantes químicos de lavatrastos, detergentes y materiales para higiene, a los que se suman desperdicios de comercios, restaurantes, clínicas, talleres.

Los desechos

El estudio arrojó que 30 mil hectáreas de la laguna que abarca las colindancias de Xadani hasta la agencia de Juchitán, Chicapa de Castro y San Mateo del Mar con fuerte contaminación que no permite el desarrollo de las especies marinas.

La gran cantidad de excremento en las lagunas ha llevado a la subsistencia y proliferación de medusas, que si por un lado se alimenta de los desperdicios su multiplicación los ha llevado a depredar los huevecillos y larvas de las especies marinas de la laguna.

El sistema lagunar del istmo de Tehuantepec abarca un espacio de 68 mil hectáreas de las cuales casi la mitad están contaminados por lo que no hay producción pesquera en esa área contaminada por aguas residuales lo que puede generar además brotes de enfermedades de hepatitis b, difteria y otras enfermedades.

Por esta situación consideraron como necesario proyecto de la apertura de la bocabarra de San Francisco del Mar.