Hay un traidor dentro de la CNTE

SEÑALAN A COMISIÓN NEGOCIADORA
Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Diferencias internas dentro de la CNTE comienzan a cobrar fuerza luego de su actuación en contra de la aprobación de la nueva reforma educativa

La Unión de los Trabajadores de la Educación (UTE) de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) manifestó sus sospechas de una eventual traición de una parte de la Comisión Nacional Única Negociadora (CNUN) de la CNTE para respaldar la aprobación de la nueva reforma educativa.

“Si bien es cierto que el maquillaje y la aprobación de la nueva reforma educativa era a todas luces una decisión de Estado, es muy cuestionable que las direcciones políticas de la CNTE hayan reducido la alerta máxima acordada por el Quinto Congreso Nacional a una sola consigna”, asentó.

En su órgano informativo, denominado Educación Popular, la organización, una de las históricas del Movimiento Democrático de los Trabajadores de la Educación de Oaxaca (MDTEO), sostuvo que la sospecha de traición de una parte de la CNUN surge porque durante la lucha por la abrogación de la “mal llamada reforma educativa”, sostenía la aprobación sin cortapisas de la iniciativa presentada por el presidente Andrés Manuel López Obrador o proponían solamente tibios cambios de conceptos jurídicos.

Subrayó que estas posiciones contravenían los acuerdos de la CNTE, porque se exigía abrogación, no simulación, diálogo directo con el López Obrador, reinstalación de los cesados y la reparación de todos los daños provocados por la imposición de la reforma educativa.

"Omiten alerta máxima"

Además, destacó que la CNUN no llamó a la movilización de las bases mientras se aprobaba la reforma en el Senado y en los congresos locales.

“Al respecto, cada contingente de la CNTE, consolidado o no, tendrá que hacer una evaluación del comportamiento y la conducta política de sus dirigentes en el marco de las pláticas con los emisarios del gobierno federal y poner a cada uno en el lugar que le corresponde”, anotó.

Lo cierto es que –remarcó–, esa acción u omisión para no concretar la alerta máxima, permitió aprobar una reforma que impone un régimen de excepción laboral al magisterio y violenta el derecho de millones de niños y adolescentes a recibir una educación que garantice su pleno desarrollo humano.

De esta manera, la UTE dijo que el paro de labores de 72 horas y el indefinido se estarán realizando a destiempo y eso obliga al magisterio democrático nacional, a redoblar los esfuerzos en la exigencia de la abrogación total de esta reforma neoliberal.

“Las bases ya no pueden dejar la lucha en manos de los traidores que a destiempo y sin el impacto socio político que la lucha requiere, se desgarrarán las vestiduras y simularán un falso compromiso con el movimiento para recomponer su desprestigiada imagen”, asentó.